Buscar
  • Libertad Diario

¿NUEVA GEOPOLITICA A PARTIR DE LA GUERRA EN UCRANIA?

Guillermo Fabela Quiñones

Aún sigo esperando la respuesta a una pregunta que me surgió hace tiempo con el fin de que se reflexione sobre un tema que se pasa por alto, es la siguiente: ¿puede decirme en pocas palabras qué beneficios trajo a la humanidad la hegemonía de las potencias de Occidente durante el periodo en que Rusia entró en la etapa de reconstrucción como país desmembrado de las repúblicas socialistas soviéticas y China seguía sumida literalmente en el medioevo entre luchas interminables por consolidar un régimen que le permitiera entrar al siglo veinte con soberanía y visión de futuro?

Fueron más de cuatro décadas, a partir del llamado Consenso de Washington al inicio de los años ochenta del siglo pasado, en las que Estados Unidos y sus aliados europeos tuvieron prácticamente el “mundo a sus pies” para haber demostrado, con hechos concretos, que el capitalismo en su etapa neoliberal sería la panacea prometida a la humanidad para dejar atrás los dramáticos flagelos de la desigualdad histórica y la pobreza endémica y sus terribles consecuencias en más de dos terceras partes de la humanidad.


EL IMPERIALISMO SE ENSEÑOREO DE PUEBLOS A SU MERCED


Ese lapso fue aprovechado por Estados Unidos y sus aliados imperialistas para enseñorearse de los pueblos que quedaban a su merced, con nuevas formas de explotación más sofisticadas utilizando la ciencia y la tecnología orientadas a la finalidad de obtener mayores beneficios al capital, como quedó demostrado en poco tiempo. ¿O acaso estoy equivocado y se me puede refutar con argumentos que patenticen mí error? Lo cierto, por las evidencias históricas, es que nunca antes se habían logrado tan altos niveles de acumulación de capital en cada vez más pocos conglomerados empresariales exentos de fronteras.

Mientras tanto, Rusia y China seguían luchando internamente por superar sus adversidades, la primera debido a los graves errores tácticos y estratégicos de un régimen burocrático que perdió la brújula en medio de corrupción, autoritarismo y olvido de sus ideales; el gigante asiático, enfrascado en terribles luchas intestinas, antes y después de la Guerra Fría entre los dos grandes bloques geopolíticos, hasta el triunfo definitivo de las masas lideradas por Mao Zedong que puso fin al periodo más sangriento de su historia milenaria.


OCCIDENTE TUVO TODO PARA CONSTRUIR CONSENSOS DE PAZ

Una vez finalizada la Guerra Fría, Occidente tuvo todo para haber contribuido a que el mundo entrara en una etapa de construcción de consensos para superar los lastres de tantas guerras en el planeta, la mayoría motivadas por su irrefrenable voracidad, codicia y afán de dominación de los pueblos débiles. Sin embargo, sucedió lo contrario al crearse las condiciones teóricas y prácticas para la instauración deliberada de formas de expoliación de las riquezas de los pueblos históricamente explotados, con más altas tasas de ganancias y sin necesidad de usar la fuerza como era lo tradicional en los tiempos iniciales del imperialismo con sello “moderno”.

Como no se hizo nada positivo en favor del desarrollo humano durante más de cuatro décadas de hegemonía, las potencias occidentales ven con temor y preocupación que su decadencia va en aumento paralelamente a la descomposición de sus sociedades, absorbidas por el consumismo, la enajenación y el olvido de valores éticos elementales, como mecanismo de las élites para mantener inmovilizadas a las clases mayoritarias y así controlarlas sin desgastes ni costos elevados. Al fin que siguen siendo muy eficaces los mecanismos creados para lograr tales propósitos, como la desinformación, la banalización de la cotidianeidad y la insensibilización del sujeto humano.


EXTREMO INAUDITO PONER AL MUNDO AL BORDE DE UNA GUERRA

Tales temores se vieron reflejados ahora, luego de que Occidente consideró que había llegado la hora de poner al mundo al borde de una tercera guerra mundial, antes de que se consumara una alianza estratégica firme entre Rusia y China, como era previsible para neutralizar la codicia irrefrenable de los grandes intereses monopólicos que buscan una nueva hegemonía basada en las innovaciones tecnológicas, por ahora lideradas por las grandes trasnacionales estadunidenses de la informática, la robótica y la denominada Inteligencia Artificial.

Sin embargo, les salió mal la jugada porque Rusia se encuentra en este momento en condiciones de ofrecer una firme resistencia a las embestidas de Occidente a través de la OTAN, con un líder que ha demostrado gran capacidad estratégica para superar contradicciones internas y presiones externas, lo cual se refleja en un pueblo con una moral muy alta fortalecida por un sistema educativo de amplia visión de futuro, sin sectarismos del pasado, sin los lastres burocráticos que contribuyeron a la extinción del régimen soviético y decidido a enfrentar la insensatez de los líderes occidentales bajo la égida de la Casa Blanca, Wall Street y sus agencias financieras lideradas por el Banco Mundial y el FMI.


LA VERDAD SALTA A PESAR DEL FERREO CONTROL DE LOS MEDIOS

No obstante, el férreo control de la información en Occidente que nubla totalmente el raciocinio de los pueblos, como sucede en estos días con el tema de la guerra en Ucrania, la verdad salta por las evidencias del trasfondo real de dicho conflicto: usar el territorio ucraniano como cabeza de playa para los embates futuros de la OTAN contra Rusia. Les salió mal la sucia maniobra, por la firmeza de las tropas rusas para desactivar al ejército mercenario de los neonazis que se hicieron del poder con el golpe de Estado de 2014. Es claro que el control de los grandes medios occidentales ha sido acicate para que aún subsista la idea de que los ucranianos están siendo “salvajemente masacrados”, cuando lo que sucede en realidad es una lucha por la liberación de Ucrania del régimen neonazi encabezado por un conocido comediante metido a “estadista”.

Sin embargo, el común denominador en la sociedad global controlada por los medios trasnacionales (AP, CNN, BBC, SIP, YouTube, Facebook, etcétera), es creer que se está librando a Ucrania del “invasor” ruso, cuando lo que en verdad está detrás de la guerra es la liberación del pueblo ucraniano en riesgo de ser el centro del neonazismo disfrazado de ideología “democrática”. Esto sin duda quedará de manifiesto en la medida que se desenmascaren los títeres en Kiev, como está sucediendo al reconocer su “líder”, Volodimir Zelenski, la imposibilidad real de que Ucrania llegue a ser admitido en la OTAN, como era la pretensión (y la promesa) de la Casa Blanca.


EN CUATRO DECADAS DE HEGEMONIA SE AGRAVARON MALES

Ahora, esos medios enajenantes harán correr la versión de que Zelenski es un héroe que se sacrificó por su pueblo con el fin de evitar que los rusos sigan “masacrando” al “indefenso” ejército que abandonó Occidente en el peor momento de su historia. La verdad es que se equivocaron los halcones del Pentágono; supusieron que los neonazis estaban preparados para resistir hasta que las tropas rusas abandonaran el territorio ucraniano y se abrieran las puertas de la OTAN. Ahora, en Washington tendrán que esperar otra coyuntura geopolítica que les permita sacar de nuevo las garras, mientras tanto Rusia continuará aprovechando las enseñanzas de la historia, tal como lo hace China, haciendo alianzas con empresarios visionarios como Elon Musk, por ejemplo, aunque en sus propios centros científicos tienen talento y recursos suficientes.

Cabe pues, preguntar: ¿De qué sirvió realmente que Estados Unidos y sus aliados de Occidente tuvieran una fuerza hegemónica durante más de cuatro décadas si sólo la utilizaron para agravar la desigualdad y pobreza del planeta y nada en favor de las energías limpias y el futuro ecológico de la humanidad? Nuestro país y América Latina son un ejemplo paradigmático de que así fue la realidad concreta: ¿No es cierto que se afianzó el poderío de Washington sobre nuestros pueblos, con la utilización de testaferros apátridas a quienes se les permitió corromperse hasta la médula de los huesos creando sistemas políticos al servicio de las grandes trasnacionales?

MemoF.Q@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23



Los artículos e ideas aquí plasmados, son responsabilidad de los autores y no corresponden necesariamente con el criterio editorial de ciencialibertad.org


También puedes descargar este artículo aquí…

NUEVA GEOPOLITICA A PARTIR DE LA GUERRA EN UCRANIA
.pdf
Download PDF • 571KB

1143 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo