Buscar
  • Libertad Diario

TAREA PRIORITARIA DE MORENA, LEJOS DE CUMPLIRSE

Guillermo Fabela Quiñones


No obstante ser elecciones de alcance regional, las del domingo 5 de junio tendrán importancia en todo el país al involucrarse intereses que definirán no sólo el rumbo de los partidos, sino del curso que deberá tomar el proceso de instauración de un nuevo régimen, hasta ahora incierto por los muchos obstáculos interpuestos para ello y, sobre todo, por el estilo personal de gobernar del presidente López Obrador, plagado de contradicciones que han desconcertado a muchos de sus seguidores, sobre todo de las clases medias y del sector laboral, situación que ha complicado el desempeño del partido que fundó y llevó a la cima del éxito en 2018.


Comicios que deberían ser tarea fácil para Morena en las seis entidades federativas, corren el riesgo de complicarse al menos en tres de ellas, a pesar de que los partidos opositores no han podido capitalizar las facilidades que les otorgó el propio mandatario al insuflarles respiración artificial después de la derrota que sufrieron hace cuatro años. No se sacudieron la inercia de sus vicios añejos y continuaron su trabajo sin más objetivo que asegurar los intereses de sus dirigencias, sin estrategias que les abran posibilidades reales de fortalecimiento estructural.


HAY CAMPOS MINADOS EN AREAS SUSTANTIVAS DEL ESTADO


Como el jefe del Ejecutivo y máximo dirigente del grupo en el poder no tenía en su proyecto profundizar cambios con una finalidad estratégica, frenó la dinámica que traía su movimiento desde la fundación de Morena; designó una dirigencia maleable, ideológicamente flexible y dispuesta a desarticular el trabajo político desde las bases; mientras el propio mandatario conformaba un gabinete descolorido, no sólo por el origen de los escogidos sino por el mensaje que envió a las élites de que la Cuarta Transformación no era un compromiso sexenal sino de muy largo plazo, en el mejor de los casos.


En estos momentos, después de casi cuatro años de ejercicio gubernamental, el desgaste del Ejecutivo es manifiesto. Hay campos minados en áreas sustantivas del aparato del Estado, como el educativo, de la salud pública, del sector productivo (obrero y campesino) y de la administración pública como mecanismo para llevar a cabo un eficaz combate a la corrupción, la seguridad interna y la procuración de justicia. Ello no obstante la vastísima propaganda en favor del gobierno federal, que no se refleja en la realidad como es fácil notarlo en donde quiera que se busque y analice.


No es fortuito que los partidos de oposición, todos imbuidos por los vicios del pasado régimen que se obstina en seguir tan vivo como en 1983, se mantengan con vida y fuerza suficiente, incluso con la expectativa de sacar a Morena de Palacio Nacional, en caso de ganar cuando menos tres de las elecciones del domingo 5 de junio. Ahora, el presidente López Obrador pagará las consecuencias de sus devaneos y componendas con sus adversarios que no se cansa en calificar de “conservadores”, mientras en los hechos él no se diferencia de ellos sino en las formas y el lenguaje.



LAS ELECCIONES DEL DOMINGO, DECISORIAS PARA EL 2024


Por eso, dentro de las filas partidistas con más visión de la realidad concreta del país y de Morena, agrupadas bajo el nombre de Convención Nacional Morenista, ante la preocupación por la debacle que puede ocurrir de no actuar a tiempo, presentarán un Plan de Acción en la sesión ordinaria del Consejo Nacional de Morena el próximo 11 de junio. En la convocatoria se afirma que tal plan se orientará a “la reorganización del partido como movimiento para recuperar la institucionalidad en todos los órganos de conducción y dirección municipal, distrital, municipal y nacional”.


Lo que acontezca el domingo será un factor decisivo en el rumbo que siga esta intentona de los “convencionistas” por sacar a Morena del lodo en que la metió el líder real del partido. Sin ánimo de parecer nigromante, puede adelantarse que, en caso de triunfos en al menos cuatro estados, no tendrían oportunidad de seguir adelante con su pretendida reorganización, pues el triunfalismo sería avasallador, desde el propio Palacio Nacional, y la dirigencia “institucional” de Morena saldría fortalecida.


Es válido puntualizar que la causa de la ineficacia de Morena para enfrentar una oposición que estaba agonizante en 2018, es el oportunismo y falta de ética de su dirigencia, factores esenciales en todo movimiento de masas que tiene viabilidad para triunfar y garantizar el ejercicio del poder sin necesidad de componendas espurias. Asimismo, es preciso puntualizar que tal comportamiento obedece a que se les deja la puerta abierta para entrar a ese terreno lodoso de la politiquería que tanto critica el Presidente, pero que él mismo practica desde el púlpito del Salón Tesorería de Palacio Nacional.



SIGUE DESMORONANDOSE EL ESTADO DE DERECHO


Tal politiquería palaciega se verá reflejada en unas elecciones con alto nivel de abstencionismo, por el hartazgo de una población cada vez más afectada por la falta de resultados concretos en materia de procuración de justicia, de falta de empleos decentes, de avances en materia de educación y de salud. La manifestación de impunidad galopante será el corolario de un sexenio que prometía muchos avances progresistas y en su esencia los ha incumplido.


Dígalo si no la incapacidad de la autoridad laboral federal para poner fin a tres huelgas en el sector minero que llevan ya 15 años de haber estallado, todas de un solo propietario, Germán Larrea quien, según el líder del Sindicato de Mineros, Napoleón Gómez Urrutia, se niega a negociar un acuerdo con ellos sin que nadie lo obligue. ¿No es una burla al pueblo de México que los ex mandatarios, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, hagan público un estilo de vida principesco, pese a la consulta ciudadana que los culpó de saquear las arcas públicas, como lo hicieron sus antecesores del periodo neoliberal, y deberían ser llevados a juicio?


Mientras tanto, la violencia crece en muchas partes del país bajo la conducción del crimen organizado, sin que los otros datos que se ofrecen en las “mañaneras” convenzan de que son verdaderos porque los hechos los contradicen al ser inocultables. Cuando lo vital para el cambio prometido es el reforzamiento del Estado de derecho, éste sigue desmoronándose como se advierte en el afán presidencial de adelantar los tiempos sexenales con la finalidad de mantener distraída a la opinión pública y que no se ocupe de lo esencial en este momento: el fortalecimiento de la sociedad en su conjunto, sin la cual es imposible que haya cambios de fondo. Esta debería ser la tarea prioritaria del partido en el poder.


MemoF.Q@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23



Los artículos e ideas aquí plasmados, son responsabilidad de los autores y no corresponden necesariamente con el criterio editorial de ciencialibertad.org


Puedes descargar el PDF de este artículo aquí.


TAREA PRIORITARIA DE MORENA, LEJOS DE CUMPLIRSE
.pdf
Download PDF • 414KB


1121 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo