Buscar
  • Libertad Diario

SOLO CARLOS SLIM COMPRENDE AL PRESIDENTE

Guillermo Fabela Quiñones

APUNTES…


La vida política del país vive momentos peligrosos, que podrían dar al traste con el proceso de cambios que anhela la sociedad mayoritaria, los cuales de por sí están siendo frenados desde la misma presidencia de la República. Los opositores del presidente López Obrador, llevados más por su odio visceral que por tácticas y estrategias que los beneficien, le dan a éste la oportunidad de sentirse agraviado, víctima de ataques de odio de clase, de intereses mezquinos que buscan liquidar su proyecto progresista.

No han entendido sus opositores que el mandatario no tiene vocación de mártir, que de ninguna manera sobrepasará los límites permitidos por las cúpulas del poder. Quien sí lo ha entendido muy bien, es el principal oligarca del país, Carlos Slim Helú, quien luego de una reunión privada con el presidente de Argentina de visita en nuestro país, Alberto Fernández, dio un nuevo jalón de orejas a los dirigentes del sector privado con más capacidad de organización y fuerza política.

El súper magnate sabe muy bien que no apoyar a López Obrador es una necedad imperdonable, pues sus políticas públicas están orientadas a fortalecer la capacidad económica del país, colocarlo en mejor posición en el contexto de una competencia del capitalismo global en su fase de continuas innovaciones científicas y tecnológicas. Lo que tienen muy claro, tanto Slim como el inquilino de Palacio Nacional es que, si no se fortalece el actual gobierno, México perderá la oportunidad de no quedar fuera de la carrera del capitalismo en su nueva fase histórica.


El magnate afirmó: “Yo creo que es importante que el salario mínimo se recupere, que el poder adquisitivo de la población suba, que la masa salarial mejore y que los ingresos se distribuyan. El consumo fortalece la parte económica, independientemente del crecimiento… Hay retraso en la inversión privada en infraestructura, la obra pública empezó desde el principio del sexenio, pero falta mucho que se va a financiar y que se anunció hace año y medio”.


Deploró que el sector privado no apoyara en diciembre el incremento de 15 por ciento al salario mínimo general para 2021, el cual entró en vigor en enero. Con su acostumbrada ceguera y codicia, la flor y nata del sector privado no alcanza a ver que sin estabilidad política y un Estado fortalecido no hay viabilidad de paz social, objetivo central de López Obrador, de ahí su empecinamiento en evitar actos represivos. Quien sí lo comprende a fondo es Carlos Slim, quien destacó la importancia que significa que el gobierno asuma el rol de benefactor público, con dinero del erario, pues de este modo reduce dramáticamente el riesgo de presiones sociales que tendrían un efecto dominó.

El magnate conoce a la perfección el modo de hacer política del Presidente, por eso cuando es necesario hacerlo, lo apoya para rescatarlo de aguas procelosas, como en estos días cuando decidió sacar de la manga nuevos casos de acusaciones a peces gordos, como el gobernador de Tamaulipas y el “zar del outsourcing”. Con esto mantendrá entretenida a la opinión pública varias semanas, a fin de que se olviden asuntos pendientes, como los juicios al ex director de Pemex y al empresario Alonso Ancira, entre otros más.

Lo fundamental para Slim, y el propio mandatario, es que no haya desviaciones en el proyecto fundamental de ambos, de crear las condiciones objetivas que garanticen la continuidad del modelo neoliberal, sin la putrefacción y el olor mafioso que dejaron los seis sexenios anteriores. Por eso el magnate aprovecha toda oportunidad propicia para jalar las orejas a sus correligionarios, señalarles el camino y ponerlos a reflexionar sobre su testarudez, por no decirlo de otro modo.


A final de cuentas todo sale mal a los adversarios de López Obrador, como la trampa que se le quiso tender vía el auditor fiscal de la Federación, quien reconoció el gravísimo error cometido y se dio margen para que dicho órgano quedara en entredicho, incluso para que se analice históricamente el papel de la Fiscalía federal en el periodo de 1983 a 2018. ¿Sólo Carlos Slim tiene la visión para entender al Presidente?


guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23




Las ideas argumentos y análisis expuestos, son responsabilidad de sus autores y no necesariamente coinciden con el criterio de ciencialibertad.org

1,587 vistas0 comentarios