Buscar
  • Libertad Diario

POR UN NUEVO TRIBUNAL NUREMBERG “USTEDES SON NUESTRA PANDEMIA”


Por: Alexis Ponce


El nombre apropiado de lo que ocurre en Quito y el Ecuador es un DELITO DE LESA HUMANIDAD POR NEGLIGENCIA CRIMINAL EN TIEMPO DE PAZ y así debe tratarlo la gente sensible y pensante (por lo menos así debieran empezar a catalogarlo las familias en riesgo y pacientes vulnerables).


Este crimen lo alerté cronológicamente, desde abril, mensaje tras mensaje de whatsapp, a Rosángela Adoum y Julio Bueno, asesores del presidente Lenin Moreno; a María Sara Jijón, asesora del ex vicepdte. Otto Sonnenholzner; a María Paula Romo ministra de gobierno; a Jorge Yunda, alcalde de la capital; a Camilo Salinas del Comité de Operaciones de Emergencia COE; a los asambleístas de la comisión legislativa de la salud; a más de treinta funcionarios y asesores de instituciones del Estado, a personajes de nuestro mundillo social; a periodistas de -por lo menos- veinte medios de comunicación; así como a contactos y amigos en el exterior.


Advertí por igual sus efectos de catástrofe sobre los más indefensos, los más vulnerables y los más pobres, producto de la Ineptitud Organizada como conducta estatal y de la prioridad economicista por encima de la prioridad humana y ambiental. Lo que ya ocurre y ocurrirá en agosto y, por lo menos, hasta fines de año, es un DELITO DE LESA HUMANIDAD CONTRA LA SALUD Y LA VIDA de los Grupos Vulnerables. Ese delito fue y sigue siendo cometido en el Ecuador por el presidente Moreno, el vicepresidente que -para ser candidato- renuncia en plena pandemia (con la cínica consigna: “Porque ya estamos mejor”, expresada por los quedados y los renunciantes: ‘los Ottos, los Isch, los Valencia’ (1); muletilla propagandística en pandemia atroz, que la quieren entronizar, como si la vida fuera un tuit, toda esta gavilla de canallas que son la casta política que nos domina, y que solo piensan en aprovecharse del poder en lugar de proteger a lo más vulnerable de su pueblo).


Este delito sigue siendo cometido por el gobierno, el COE, ese hechicero ministro de salud, y en Quito con la complicidad cobarde y negligente del Alcalde. Y con la ignorante anuencia de una porción envilecida de la sociedad, a la que le vale ‘madres’ enfermar a sus propias madres, hipócrita y enferma de indiferencia, violencia, insolidaridad y abuso, que no tiene la más mínima empatía con los vulnerables y se contagia y contagia en nombre de su pobrísimo y acomplejado 'quéchuchismo' (2)


Es un crimen estatal de DARWINISMO SOCIAL basado en el letal ‘Efecto Rebaño’ convertido en dogma por estos hechiceros que gobiernan EEUU, México, Brasil, Nicaragua o Ecuador. ¡Pero para un negocio llámenles!


Qué triste envidia mortal y de vida tengo de las naciones asiáticas, la uruguaya, costarricense (3), cubana, noruega y neozelandesa: porque los primeros que protegieron fueron los enfermos de cánceres y enfermedades catastróficas y degenerativas, los niños, los ancianos, las mujeres, los adolescentes y las personas con discapacidad. Podrán tener otros problemas y otras carencias, pero han actuado mil veces mejor que estos sinvergüenzas aldeanos de mi país.


La peor tragedia no es el Covid-19. Son ustedes, negligentes, criminales y mafiosos que gobiernan mi país y "Occidente" (capitalismo es su nombre real, pero en Macondo light no me van a entender).


No queda de otra: a tu casa, a tu familia, a tu entorno, ponle semáforo rojo.


POR UN NUEVO TRIBUNAL NUREMBERG


Notas:

1) “los Ottos, los Isch, los Valencias”, en referencia a los apellidos del exvicepresidente Otto Sonnenholzner, del ex-secretario nacional de comunicación Gustavo Isch, y del ex–canciller, José Valencia, que renunciaron en plena pandemia citando los tres por separado que “La situación ya está mejorando”.


2) “Quechuchismo”, ecuatorianismo que significa indiferencia, despreocupación, desinterés, irresponsabilidad.


3) Costa Rica: este 14 de julio, dolorosamente, el COVID-19 acaba de doblegar a la pequeña nación centroamericana.




230 vistas

©2020 por CIENCIA LIBERTAD. Creada con Wix.com