Buscar
  • Libertad Diario

MAYOR JUEGO POLITICO CON EL DESENLACE EN LA CAMARA BAJA

Guillermo Fabela Quiñones



Después de su exitosa alianza para echar abajo la reforma eléctrica, los partidos revividos se sienten con la fuerza necesaria para dar una más firme pelea en las urnas al partido en el poder, cuyas contradicciones y falta de coherencia son su principal enemigo. El coyuntural fortalecimiento de partidos en vías de extinción, lo que conseguirá es darle mayor interés a una vida política que tendía a convertirse en un ring con un solo peleador. Esto no convenía al plan estratégico que busca entronizar el presidente López Obrador, quien necesita mecanismos tácticos que validen su personalísimo proyecto de una supuesta “democracia participativa”, cuando lo que está consiguiendo es una profunda división del país.

En el contexto geopolítico del TMEC nuestro país debe tener una apariencia de nación “progresista” que no desentona con el marco de dicho tratado tripartita. Para los tres es conveniente que se muestre “respeto” a la economía más débil, y más aún que sea la oposición interna la que se responsabilice de los tropezones al mandatario mexicano, no los gobiernos de Estados Unidos y Canadá. Por eso fue que López Obrador se volcó en dar oxígeno a los partidos históricos -PRI-PAN- después de su fracaso electoral en 2018. En ese momento, tan fatal desenlace les auguraba perder el registro en la siguiente elección.


TACTICA COYUNTURAL CONTAR CON OPOSITORES SIN PROYECTO


Como animal político acostumbrado a operar en el terreno de la disconformidad, sabía de la importancia de contar con una “oposición”, con todos los asegunes que esto conlleva, una vez colocada la banda presidencial. Los primeros meses del sexenio fue muy evidente su decisión de ponerle piedras en el camino a su propio partido, hasta colocarlo en una posición muy controvertida que desilusionó a muchos de quienes creyeron que la transformación progresista se daría sin darle tregua a las fuerzas derrotadas, contrarias al objetivo prometido en la Cuarta Transformación.

Ahora uno de esos asegunes es el envalentonamiento de la triada PAN, PRI, PRD, cuyas cúpulas se sienten preparadas para ser la punta de lanza de movimientos de más fondo, incluso el de sacar de Palacio Nacional a Morena, proceso que favorece el propio mandatario con sus zigzagueos y confrontaciones, muchas de ellas sin sentido. Por lo pronto, impacta mediáticamente la acusación de que son “traidores a la patria” porque en el sentir popular quedaron como villanos, López Obrador como el defensor de la soberanía nacional, y la reforma eléctrica quedará aprobada conforme a los dictados de la Casa Blanca, sin que ello manche la imagen de López Obrador como defensor de la soberanía nacional.


GROTESCO EL TRIUNFALISMO DE LA TRIADA PARTIDISTA


Con todo, quedarán abiertas las puertas para una más violenta embestida de las fuerzas reaccionarias, con implicaciones de todo tipo en un contexto muy complejo por lo que está ocurriendo a nivel internacional. Más temprano que tarde, la Casa Blanca conseguirá su objetivo de poner de manifiesto que el gobierno de México está de su lado en su aventura bélica contra Rusia, en la medida que se prolongue el conflicto y sea necesario contar con el apoyo político de nuestro país en la ONU y de los recursos energéticos con que contamos.

En los hechos, lo que ocurra en el Congreso es consecuencia de las negociaciones en el seno del TMEC, y lo que parece evidente es que la Casa Blanca quiere dar oportunidad al régimen encabezado por López Obrador de insertarse en el bloque de América del Norte con los menores problemas internos posibles, mientras haga bien su trabajo sin tomar demasiado en serio su papel de “reivindicador” social. De ahí que hasta resulte grotesco el triunfalismo de las huestes de la triada partidista en la Cámara de Diputados.


APUNTALAR LA DOCTRINA MONROE, OBJETIVO FUNDAMENTAL


Lo que buscan a final de cuentas los gobiernos de Estados Unidos y Canadá es apuntalar la Doctrina Monroe bajo la perspectiva del nuevo (desorden) mundial, una vez consolidada la firme alianza entre China y Rusia que pondrá fin a la era de un solo bloque dominante en el mundo. Lograr este reto histórico salvará a la humanidad de su extinción, pero no de la explotación de la que históricamente han sido víctimas los países colonizados. Lo seguirán siendo hasta el fin de los tiempos, pues el Grupo de los Siete hará lo indecible porque su hegemonía en Occidente no se pierda.

Prueba de ello es que el Banco Mundial (BM) informó que “prepara una ayuda” de 170 mil millones de dólares, durante quince meses, “para que los países emergentes puedan afrontar la brecha de más desigualdad en el desarrollo de la educación, salud e igualdad de género”. Como si en verdad les preocupara que el Tercer Mundo superara sus problemas ancestrales, todos causados por la explotación de que son víctimas por parte del propio Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se calcula una baja de crecimiento a nivel global de 4.1 a 3.2 por ciento hasta junio de 2023, en el mejor de los casos. Los culpables de la debacle, según el BM, son la pandemia de Covid-19 y la guerra en Ucrania; no, desde luego, las perversas políticas económicas implementadas por las instituciones crediticias usurarias que jamás permitirán la liberación de sus “deudas” a más de dos terceras partes de la humanidad subyugada por las nuevas formas de coloniaje, más eficaces y calamitosas que las de siglos atrás.


EL MAL IRREVERSIBLE YA LO HICIERON LOS NEOLIBERALES


En México, el mal ya lo hicieron los tecnócratas neoliberales; prácticamente acabaron con el país en las últimas cuatro décadas, lo saben perfectamente en la Casa Blanca y en Canadá. Incluso el litio ya se empezó a explotar por empresas extranjeras: en el sexenio de Peña Nieto se concesionaron 159 mil hectáreas para la explotación de este mineral estratégico cuyo valor tendrá constantes aumentos. El presidente López Obrador ya dijo que “no serán suspendidas concesiones en otras áreas del sector”.

No hay que olvidar que en los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón se concesionaron alrededor de 40 millones de hectáreas para explotación minera. El mal ya está hecho, es irreversible, sobre todo el que provocaron las trasnacionales generadoras de electricidad en manos españolas, principalmente, las cuales ahora se desgarran las vestiduras acusando que la reforma eléctrica de López Obrador no toma en cuenta el desarrollo de energías limpias. Si México es un basurero en materia ecológica, es consecuencia de la depredación de empresas mineras y energéticas, nacionales y extranjeras.

De ahí la necesidad ineludible de la rectoría del Estado en materia energética, medida que incluso las súper potencias practican como la mejor salvaguarda de sus recursos vitales, los cuales se cuidan de no dejarlos al libre juego de las fuerzas del mercado. Nadie mejor que ellos lo sabe. La pregunta que cabe hacer en esta hora crucial es qué condiciones pondrá la Casa Blanca al gobierno mexicano para permitirle ser el rector de sus bienes energéticos.


MemoF.Q@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23



Los artículos e ideas aquí plasmados, son responsabilidad de los autores y no corresponden necesariamente con el criterio editorial de ciencialibertad.org


También puedes descargar este artículo aquí…


MAYOR JUEGO POLITICO CON EL DESENLACE EN LA CAMARA BAJA
.pdf
Download PDF • 523KB

1062 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo