top of page
Buscar
  • Libertad Diario

LOS VISITADORES DEL IMPERIO EN MEXICO

Guillermo Fabela Quiñones


Mientras el presidente Joe Biden arribaba al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, en Brasilia se ponía fin al vandalismo que desataron alrededor de diez mil extremistas neonazis en las sedes de los poderes localizadas en la capital del gran país amazónico, una semana después de que Luiz Inácio Lula da Silva tomara posesión, por tercera vez, de su cargo legitimado por elecciones incuestionables. La asonada golpista era previsible tres días antes, una vez que comenzaron a llegar caravanas de autobuses con simpatizantes de Jair Bolsonaro, sin que el gobernador Ibaneis Rocha se diera por enterado.

Así queda patente que por más apego que se tenga a las reglas del sistema democrático, ni aun así los grupos de poder con mayor fuerza económica y financiera aceptan cambios que obedecen al imperativo de crear condiciones que permitan gobernabilidad sustentable, requisito fundamental para que puedan enfrentarse gravísimos problemas sociales y políticos, auspiciados por la desigualdad y la explotación irracional de los recursos humanos y materiales de las naciones llamadas emergentes, que lo seguirán siendo mientras los pueblos no tengan conciencia de su fuerza, maniatada por las cúpulas oligárquicas.



NO SE ACEPTA QUE LA DOCTRINA MONROE SEA CUESTIONADA


Es preocupante la declaración del ministro de Defensa de Lula, José Mucio Monteiro, al calificar a los neonazis como “demócratas en pleno derecho de manifestación”. En tales palabras asoma el monstruo golpista que no duda en actuar en el momento que se lo ordenen los titiriteros que mueven los hilos del poder, visto como patrimonio de las élites, a su vez comprometidas con los verdaderos usufructuarios de los bienes terrenales de países sin capacidad de frenar sus ambiciones, estas si contrarias a elementales principios democráticos.

Es igualmente ilustrativo el hecho de que Bolsonaro se marchara a Estados Unidos, sin atender la ceremonia de entrega de la institución presidencial, y que el lunes 9 se informara de su internamiento en un hospital. Pero más allá de lo anecdótico, está el hecho de la complicidad manifiesta entre la Casa Blanca y los sucesivos golpes de timón al barco llamado América Latina, cuando se pretende cambiar el rumbo conforme a los intereses prioritarios de las clases mayoritarias en cada país. Los sectores dominantes en Washington y Wall Street no aceptan, ni por asomo, que su hegemonía decretada por la Doctrina Monroe sea cuestionada.



PROBLEMA MIGRATORIO, NUEVA MEDIDA INTERVENCIONISTA


Tal realidad da margen para que las oligarquías criollas endurezcan su sed de dominación sobre las clases mayoritarias, como así ha sucedido una y otra vez a lo largo del tiempo, situación geopolítica que será invariable, en su esencia, mientras el pueblo estadunidense siga sumido en un chovinismo inaceptable en un mundo que avanza hacia la multipolaridad, como única alternativa para preservarlo del salvajismo que se vivió en las guerras mundiales del pasado siglo, producto de la voracidad de las potencias imperialistas. Ahora, la manifestación de tal bestialidad la vemos en los flujos migratorios al alza, los cuales se quieren contrarrestar con políticas reduccionistas, como el muro construido en la frontera entre nuestro país y Estados Unidos.

Este tema, lo hizo saber el presidente Biden, es el que más le preocupa en la relación bilateral con México. Sin embargo, los hechos muestran lo contrario: lo asume no con una finalidad expresa de atender sus causas estructurales, sino como una medida de política intervencionista sin otro objetivo que mantener presiones que contravienen su supuesta preocupación. Es lo mismo que ha sucedido con el problema del tráfico de drogas a lo largo de los años, el cual perversamente servía para “calificar” a los países según su capacidad para combatirlo, política que dejó de usarse en el gobierno de Barack Obama por demostrar su obvio trasfondo injerencista.



ESCALADA SIMBOLICA EN EL PASO: SEGUIRAN LAS PRESIONES


En este momento, el mandatario estadunidense pretende frenar en nuestro país la ola migratoria, como una medida de presión que, de imponerse, será muy costosa en todos sentidos no sólo para el gobierno del presidente López Obrador, sino para el futuro del pueblo mexicano. Pretende imponer que los migrantes de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Haití se queden en nuestro país, en un número de 30 mil mensuales. Queda al descubierto una maniobra de intervencionismo perverso, en cuanto que así busca castigar al gobierno de López Obrador por sus desplantes soberanistas, al considerar que son un mal ejemplo para el resto de la Patria Grande.

Su escala en El Paso, antes de seguir su viaje a la Ciudad de México, tiene un valor simbólico: convalidar el muro ideado por Donald Trump y afianzar el candado en la línea fronteriza que asegure la presión sobre nuestro país por un problema que ha sido creado por Estados Unidos y ahora les resulta útil con ese propósito. Es alarmante que durante el año pasado la Patrulla Fronteriza arrestara a más de 2.3 millones de migrantes, un incremento de 37 por ciento con respecto al 2021, bajo el denominado Título 42 decretado por su polémico antecesor.



GOLPE CONTRA LULA, CONSUMADO, NEGRO SERÍA EL FUTURO


Constatamos así que compartir una de las fronteras más extensas del mundo, en vez de beneficiarnos como sucede en la Unión Europea, nos sigue creando muy serios problemas. Tal parece que la Doctrina Monroe fue decretada para el fin de los tiempos, lo cual presupone una obediencia ciega a su dictado, un dogma cuasi religioso de corte feudal. De ahí que no pueda esperarse algún cambio favorable de esta reunión trilateral, sino la imposición de acuerdos que garanticen el statu quo trazado en el T-MEC.

Lo anterior en el mejor de los casos, porque lo peor podría suceder en caso de que el golpe de estado contra Lula se consumara más adelante: sería la señal para que el gobierno del presidente López Obrador pusiera sus barbas a remojar, independientemente de que en este momento la probabilidad de permanencia del mandatario en Palacio Nacional alcance 95 por ciento, de acuerdo con el análisis que hizo el doctor Heinz Dieterich, comparativamente con la situación observada en las asonadas contra otros mandatarios latinoamericanos, en el cual el gobierno de Lula alcanza el 50 por ciento.

En su lúcido ensayo, La contra-revolución de color en México, 2024. La disputa por la nación y el poder, señala como factores de su gobernanza, entre otros, que López Obrador “ha logrado construir sigilosamente un sólido Bloque de Poder de Apoyo (BPA): entre masas, armas, gran capital hegemónico; un influyente sistema mediático centrado en el carisma del protagonista y una narrativa binaria; binaria como en el mito, pero realista, centrada en la corrupción (el mal), y el futuro posible (el bien)”.

En este ensayo, de lectura obligada, puntualiza que “si el proyecto de subversión y golpe de estado en México durante cuatro años no ha prosperado, como prosperó contra Lula y Dilma Rousseff en Brasil, Cristina Kirschner en Argentina, Evo Morales en Bolivia, Eduardo Castillo en Perú, el correísta Arauz en Ecuador, etcétera, se debe a la destreza política del presidente mexicano. AMLO ha sabido desarticular todas las intrigas subversivas de los monroeistas, antipatriotas y beneficiarios corruptos del ancien regime”. Vamos a ver, en las semanas subsecuentes, que nos depara el destino después de esta reunión con los mandatarios de Estados Unidos y Canadá (Justin Trudeau) en su calidad de visitadores del imperio.

guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23

LOS VISITADORES DEL IMPERIO EN MEXICO
.pdf
Download PDF • 473KB

1295 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page