Buscar
  • Libertad Diario

Los ricos han huido de Nueva York, que registra un muerto cada dos minutos


Por: Mercedes Gallego

Fuente: EL CORREO

No es cierto que el coronavirus haya igualado a ricos y pobres en la enfermedad y la muerte, por mucho que Tom Hanks, Boris Johnson y el Príncipe de Gales se encuentren entre los afectados -todos fuera de peligro a estas alturas-. Puede que el virus no haga preguntas, pero a los ricos de Nueva York no los ha encontrado en casa.

Cuando Estados Unidos supera ya a Italia en número de fallecidos, al alcanzar ayer las19.882 víctimasdesde que comenzó a extenderse la pandemia, y cuenta con más de medio millón de ciudadanos contagiados (514.415), casi un tercio del total de 1,7 millones de afectados en todo el mundo, Nueva York tiene la triste marca de registraruna muerte por coronavirus cada dos minutos.

El mapa de la epidemia por códigos postales pinta una realidad a colores que no deja dudas. De entre los veinte barrios con menos casos de contagio, todos menos uno son los más acaudalados.Manhattan se ha quedado vacío.Las sirenas aúllan porque traen y llevan enfermos a los hospitales, que esta semana han llegado a registrar 824 muertos en un solo día, pero quienes tenían vistas a Central Park han salido de la ciudad en aviones privados y se han alquilado casas multimillonarias en Los Hamptons, el área costera de Long Island en la que veranean.

Hasta ahí les llevan a domicilio lo que más echen de menos la empresa de helicópteros Blade, el Uber de las hélices, que a pesar de cobrar entre 500 y 700 euros por entrega, dice haber recibido un aluvión de pedidos. Solo en Southampton,la población ha pasado de 60.000 a 100.000 habitantes. Los nuevos residentes pagaban lo que fuera por salir de la Gran Manzana y tener una cuarentena de lujo.

El inversor inmobiliario Joe Farrell dijo haber alquilado una de sus mansiones en Bridgehampton a un magnate del textil desesperado por abandonar la manzana podrida queha pagado dos millones de dólares(1,8 millones de euros) por la temporada completa hasta final de agosto.Diez habitaciones, 15 baños, una bolera, sala de cine, pista de patinajey, por supuesto, piscina climatizada al lado del mar, por si el verano tarda en llegar.

Trabajadores y mendigos

Con Manhattan abandonado a las sirenas de las ambulancias, una organización evangélica que predica el odio hacia los homosexuales y el islam ha levantado un hospital de campaña en pleno Central Park para acompañar a los enfermos de coronavirus en su duelo con la muerte. Es otra imagen apocalíptica difícil de encajar en el Nueva York de la pandemia, donde se puede pasear por en medio de la Quinta Avenida sin mirar atrás.

Al vaciarse las calles,la miseria ha quedado al descubierto.Los sintecho no tienen dónde esconderse y ya no quedan ni Starbucks en los que puedan colarse para usar el baño. Son los únicos que habitan las calles y duermen en el mundo subterráneo del metro, donde se mezclan con los obreros que no han podido escapar del trabajo. Atrapados entre el miedo a quedarse sin él y el miedo a caer enfermos, los que ni siquiera tienen cualificaciones para el teletrabajo siguen cogiendo el transporte público cada día para abastecer los supermercados, cocinar en los restaurantes o pedalear en el reparto a domicilio. Una encuesta del Pew Center reveló que a la mayoría de los neoyorquinos que ganan más de cien mil dólares les mantendrían el puesto si perdieran dos semanas de trabajo por enfermar de coronavirus. La pandemia está exponiendo las bisagras chirriantes de un sistema que las ocultaba con demasiadas luces de neón.

La ciudad que nunca dormía tiene ahora un toque de queda y la hora punta es más punta que nunca. Al atardecer, cuando acaban el turno y cierra todo, los peones se quitan la mascarilla y se amontonan a la entrada del ferry de Staten Island, como si las precauciones del día fueran un teatro para tranquilizar a los que cogen la bolsa que entregan casi sin tocarla.

Un dormitorio para todos

El 75% de estos trabajadores que han quedado en primera línea de fuego pertenecen a minorías étnicas, según un estudio del interventor público de la ciudad Scott Stringer. Los hispanos representan el 60% de quienes hacen los trabajos de limpieza y los negros el 40% de los que operan el transporte público.

Por lo mismo, son los que más muertos aportan a la pandemia. El 34% de las víctimas en Nueva York son hispanos, el 28% afroamericanos. En Estados como Louisiana, donde las disparidades sociales son todavía mayores, los negros suponen el 70% de las víctimas, porque esta población marginada ya sufría más diabetes, hipertensión y otros males de la comida basura asociada con la pobreza. Contener la enfermedad fuera del núcleo familiar es casi imposible. ¿Cómo se pone a alguien en cuarentena cuando duermen tres generaciones en un apartamento de un solo dormitorio?

En las próximas semanas ellos seguirán abasteciendo los supermercados y las estadísticas. Los ricos se espantarán cuando encuentren sus calles tomadas por los mendigos y las colas de parados esperando un plato de comida a las afueras de su iglesia, pero no hay duda de que esta primavera arrojará más luz que ninguna otra sobrelas miserias del capitalismo en la hoguera de las vanidades.

74 vistas

©2020 por CIENCIA LIBERTAD. Creada con Wix.com