Buscar
  • Libertad Diario

LA BATALLA POR MÉXICO

Actualizado: hace 5 días

Revolución de Color subversiva contra el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en Marcha.


1. La Contra-Revolución de Color


No cabe duda alguna, que hay una conspiración mundial en marcha para derrocar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) o, al menos, impedir la continuación del proyecto histórico de la Cuarta Transformación (4T) en el sexenio 2024-2030, por el actual Secretario de Gobernación Adán Augusto López.

Esa desestabilización global-local, que en el newspeak de Occidente se llama “revolución de color”, es la modalidad predominante del golpe de Estado neocolonial intervencionista en la era post-soviética. Es decir, después del colapso del Socialismo del Siglo 20 en la Unión Soviética. Se trata de una adaptación del clásico golpe de Estado militar (coup d´etat) a las condiciones del Siglo 21, ideada por el ideólogo estadunidense Gene Sharp (Albert Einstein Institution, “From Dictatorship to Democracy”, 1993), para “democratizar” al mundo mediante “estrategias no violentas”. Fue desarrollado y aplicado masivamente por los gobiernos imperialistas de Occidente, particularmente Washington y Londres (soft power regime change), y actores sociales como George Soros y su fundación de la Sociedad Abierta (open society foundation).

2. Washington, Madrid, México: Centros operativos del Plan

En el caso de México, el centro de desestabilización global de la 4T es Estados Unidos, determinado por los intereses geoestratégicos y corporativos neocoloniales de sus ruling power elites (C.Wright Mills), sus élites operativas dominantes. Para lograr sus objetivos, ese centro de gravitación emplea dos satélites (epicentros) esenciales: Madrid y la Ciudad de México. La guerra global contra China y Rusia y la Doctrina Monroe determinan el polígono de planeación de este sistema de tres anillos interactivos, coordinado y determinado en su direccionalidad por el poder decisivo, el amo hemisférico.

3. Anatomía de la Revolución de Color

En términos científicos, ese paradigma dominante del golpe de Estado del Siglo 21, que expandió en forma pandémica con la globalización neoliberal misma, debe denominarse por sus componentes clasistas una Contra-Revolución imperialista-oligárquica-plebeya. En cuanto a su status lógico-epistemológico se trata de un Complex Adaptive System (CAS, sistema dinámico adaptivo), cuyos vectores (actores) decisivos o elementos dinámicos determinantes son los siguientes:


1. El interés de una potencia exterior de cambiar a un gobierno nacional (regime change) que considera no satisfacer sus intereses hegemónicos. Este gobierno nacional es el blanco estratégico de la operación desestabilizadora que define las tácticas correspondientes.


2. Para tener éxito, la subversión de color requiere la cooperación de dos factores fundamentales de la estructura de poder nacional, que ataca: a) una alianza sediciosa con sectores de la clase dominante u oligarquía; b) el apoyo de facto de sectores sociales desencantados u opositoras a la política del gobierno nacional.


3. La convergencia (sinergia) de las tres fuerzas anti-gubernamentales mediante la consciente labor coordinadora del centro organizador genera –así la intención estratégica-- la masa crítica de poder imprescindible para derrumbar al gobierno seleccionado vía masivas protestas callejeras, sabotaje económico, activación de una fracción bolsonarísta o pinochetista en las fuerzas armadas, campañas mediáticas globales, etcétera).


4. Los “Idiotas útiles” de la Revolución de Color

El apoyo a la Contra-Revolución imperialista-oligárquica-plebeya en un país blanco puede ser consciente y por decisión racional propia, o ser manipulado y organizado mediante los diversos mecanismos de cooptación (dinero, amenaza, engaños). De la misma manera, puede resultar de: a) legítimas críticas a ineficiencias y desatenciones del gobierno establecido; b) protestas artificialmente incentivadas, que no están en equilibrio proporcional y razonable con los problemas percibidos o, c) una combinación híbrida de ambos.

Refiriéndose al caso de posicionamiento contra-revolucionario o contra-reformista por cooptación o enajenación (falta de conciencia), Lenin calificó a los actores respectivos acertadamente como “idiotas útiles” de intereses retrógrados, que no reflejan sus intereses objetivos propios. El apoyo de campesinos de la Vendée francesa a la monarquía feudal durante la Revolución Francesa, o la cooperación monárquica de algunos sectores indígenas en los grandes levantamientos anticoloniales del Siglo XVIII en Perú y Bolívia, son dos de los innumerables ejemplos que registra la historia.


5. Los “Idiotas útiles” de la Revolución de Color y el INE


La manifestación del 13 de noviembre “en defensa” del Instituto Nacional Electoral (INE) – “el INE no se toca”-- y del “ejercicio de la democracia”, que reunió a unas 60,000 personas en la Ciudad de México, es otro prototipo al respecto. Además de los acarreados de provincia, del control territorial de la mitad de la capital por la derecha, hubo un considerable apoyo de sectores de la clase intelectual y académica a la convocatoria, lo que constituye una aberración política total.

El INE ha sido desde hace dos décadas un baluarte del Ancien Régime neoliberal controlado por “los Woldies” (J. Woldenberg, Caballero de la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica por el Gobierno de España, 2008), en íntimo contubernio con el Calderonismo y ahora, con el Monrealísmo. Por lo mismo, la repetición de la consigna demagógica de “el INE no se toca”, para defender a la democracia, es una estupidez. ¿Por qué un gobierno con el mandato electoral de más del 53% de los votantes (2018) y una popularidad nacional constante por encima del 60%, no tendría legitimidad y legalidad para reformar una institución suntuosa elitésca heredada de regímenes corruptos anteriores? ¿Sería una violación de la Constitución? Pamplinas: la Constitución de Querétaro del Congreso Constituyente ha sido modificada más de 700 veces en sus 105 años de existencia. ¿Por qué no se podría hacer ahora?


Resumiendo: Que gente de la izquierda y universitarios hayan defendido públicamente esa antítesis de una democracia auténtica, muestra que hay amplia tierra fértil para la Contra-Revolución de Color entre los desinformados y malintencionados en México.

6. Catalizador y Fenomenología de la Revolución de Color


El catalizador más usado por los desestabilizadores son los procesos electorales y las (supuestas) violaciones de los gobiernos nacionales a los procedimientos formales de la seudo-democracia burguesa. El mismo Sharp enfatiza en su libro instructor que los 198 métodos para derrocar “no-violentamente” a un gobierno “no-democrático” deben aplicarse preferencialmente luego de los procesos electorales. Este es el contexto genérico de la demagógica campaña por el INE, cuyo blanco estratégico son las elecciones del 2024.

Las formas que asume ese tipo de regime change globalizado mediante la subversión compleja (su fenomenología) abarca desde el sangriente golpe de Estado clásico contra Allende, vía los golpes híbridos judiciales-parlamentarios contra “Lula” y Dilma Rousseff hasta el derrocamiento combinado con intento de magnicidio de Evo Morales.


Ejemplos globales del regime change complejo son la misma destrucción de la Unión Soviética 1990/91, la Rose Revolution 2003 en Georgia, la Orange Revolution 2004 en Ucrania, la Tulip Revolution 2005 en Kirguistán, la operación neonazi de la OTAN en el Euromaidán de Kiev (2014) y la “Primavera árabe”, entre múltiples otras.


7. Evidencia circunstancial de la Revolución de Color global


Siendo las Revoluciones de Color procesos de larga construcción, sistemáticamente organizadas y compartimentadas a escala global, en tiempo, formas y dinámica de escalación, con frecuencia no son detectados (entendidos) o subestimados por los gobernantes progresistas o sujetos de transformación. Proveemos algunas de las evidencias circunstanciales disponibles del caso México de reciente aparición, que en su conjunto proporcionan un panorama claro de la operación desestabilizadora contra el gobierno de AMLO.

En el epicentro español de la subversión, Madrid, el expresidente neoliberal Salinas de Gortari acaba de adquirir la nacionalidad española. El último presidente neoliberal Enrique Peña Nieto está refugiado en ese enclave de la reacción criolla, viviendo su exilio de oro. Cabe recordar, que este enclave sub-imperialista participó bajo el gobierno “conservador” de Aznar (PP) en la criminal guerra de agresión contra Irak, tal como ahora lo hace la corrupta socialdemocracia española del presidente Sánchez (PSOE) y PODEMOS (Iglesias, Monedero) –por cierto, muy apreciados como asesores políticos en América Latina (sic)-- en la criminal guerra de agresión de la OTAN contra Rusia en Ucrania.

Otros expresidentes neoliberales mexicanos fracasados como Felipe Calderón y Ernesto Zedillo, que están implicados en profundas deudas con México --el primero, por los 60,000 muertos de su supuesta “guerra contra los narcos” y el segundo, por convertir la deuda privada de una elite oligárquica en la eterna e impagable deuda pública del Fobaproa, entre muchas otras cosas-- son activos promotores de la desestabilización del gobierno de la 4T, tal como sucedió nuevamente en el reciente Foro Iberoamericano de la notoria Fundación del reaccionario Mario Vargas Llosa, donde reiteraron públicamente la cantaleta hipócrita, de que ven “peligros para la democracia en México”.

A la marcha del INE el domingo 13, siguió la conferencia internacional del Fascismo estadunidense del Siglo 21, en México, organizada por la Conservative Political Action Conference (CPAC) --fundada en 1974 con el apoyo de Ronald Reagan-- con el apoyo del Movimiento Viva México y el establecimiento de las oficinas del CPAC en el país azteca.

Otros indicadores aleatorios son la reciente publicación de un estudio internacional sobre la supuesta pérdida de la libertad académica en México, el veto de Washington a la candidatura del BID de la talentosa economista mexicana Alicia Bárcena --con Washington votando a favor del candidato brasileño, nombrado por Bolsonaro y reafirmado por Lula da Silva--, el inicio de la marcha de la CNTE desde Guerrero hacia la Capital.


8. Del Proto-Fascismo perfumado al Fascismo Ordinario: CPAC


Si la manifestación del 13 de noviembre “en defensa del Instituto Nacional Electoral” y del “ejercicio de la democracia”, en la Ciudad de México, fue la manifestación del “proto-fascismo perfumado” del Siglo 21 --de la derecha “respetable, responsable y democrática”-- la siguiente reunión internacional del Fascismo del Siglo 21, en la Ciudad de México (19/20, Santa Fe), fue una abierta intromisión en asuntos internos de la soberanía mexicana, donde Donald Trump destapó --vía videoconferencia y mediante el testaferro Bolsonaro Junior-- a su candidato presidencial mexicano para el año 2024!! Nada más ni nada menos que su asesor especial en la Casa Blanca (sic), el actor-activista católico Eduardo Verástegui, que el hijo de Bolsonaro presentó con un argumento convincente, reminiscente de la escenografía de Peña Nieto: "¡encima de inteligente es guapo!".

El cónclave estaba compuesto por cuatro vectores neofascistas: 1. El Fascismo del Siglo 21 estadunidense, representado por el principal ideólogo de la agresión de Trump contra el Partido Comunista de China (PCCh), el convicto Stephen Bannon; el mismísimo Trump (virtual) y otros miembros de la fauna respectiva de God´s own Country, como el senador Ted Cruz; 2. El rancio clerical-fascismo hispano-americano que data de la reconquista ibérica, con sus mantras de “Viva Cristo Rey”, “Dios, Patria y Familia”, etc., que contó con la presencia de la Madre Patria ultramontana en voz del partido “Vox”; componentes neo-nazis (juveniles) y otros fantasmas del pasado-presente; 3. El trumpismo criollo en persona del diputado brasileño Eduardo quién es hijo del presidente Jair Bolsonaro, calificado por Noam Chomsky correctamente como “un instrumento de la guerra de clases global” (31.10.2022).


El slogan de marketing de Bolsonaro in Santa Fe fue muy original: la fake news de que “Lula robó la elección en Brasil”, secundado por una clásica echo chamber de la Revolución de Color, de que “la izquierda roba las elecciones” para instalar el socialismo y comunismo en América Latina; 4. otras tendencias reaccionarias como la del polaco Lech Walesa, de Argentina, Colombia, Ecuador, etcétera.

Con buen sentido del timing, el gobernador de Texas y aspirante presidencial, Greg Abbott, ordenó la militarización de la frontera con México con la Guardia Nacional, tanquetas de guerra, aviones y drones, a fin de detener “la invasión que sufre Texas”. En otras palabras, el tema de los inmigrantes como tema central del trumpísmo en las próximas elecciones estadunidenses en 2024, con México como chivo expiatorio en el banco de los acusados.

Sobra decir que la voz cantante, la hegemonía del claustro, fue la del Fascismo estadunidense del Siglo 21.


9. Inferencia estructural sistémica


Desestabilizar a un gobierno democráticamente constituido y con probada gobernanza constitucional es, obviamente, un crimen codificado y sancionable en el derecho internacional. Como en todo crimen, la vía regia criminalística --el procedimiento óptimo-- para dar con los autores del acto criminal se encuentra en la antigua formulación del Derecho Romano: ¿Cui bono? - ¿Quién se beneficia con el crimen?

Dentro de esta hermenéutica criminalística es preciso mencionar las siguientes evidencias que apuntan hacia los autores principales de la transgresión legal contra el legítimo gobierno mexicano de la Cuarta Transformación.

1. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha condenado en lenguaje diplomático y respetuoso, pero, públicamente y sin ambages, la agresión militar de la OTAN contra Rusia, vía su proxy war en Ucrania. OTAN, por supuesto, no es más que un código eufemístico para Estados Unidos.

2. De la misma forma ha condenado la secular agresión de Washington contra Cuba, como una política “retrógrada” y violatoria del derecho internacional.

3. AMLO es el líder moral y político indiscutible de América Latina y del Caribe, en el cual se orientan Lula da Silva, Alberto Fernández et al. Es, en otras palabras, el centro de gravitación del nuevo intento de integración y emancipación de la Patria Grande, encabezado por los tres países más importantes de América Latina: México, Brasil y Argentina. Tal política está en contradicción irreconciliable con el fundamento neocolonial (histórico y contemporáneo) de la política estadunidense en el Hemisfério Occidental: la Doctrina Monroe.

4. Dentro de la proyectada política de soberanía nacional de AMLO está la cooperación con China, cuya creciente importancia económica en la región ha llevado a un nuevo énfasis de Washington en sus “National Security Interests in Latin America” y “great-power competition” en su patio trasero, en los últimos años. Washington ve con creciente preocupación las inversiones de lo que en China se denomina la “nueva infraestructura”, que se refiere a megaproyectos como puertos, trenes de alta velocidad, inteligencia artificial, automóviles eléctricos, 5G, inteligencia artificial etc., que son de considerable interés para los gobiernos y pueblos latinoamericanos.

Las crecientes inversiones chinas en México que aprovechan las posibilidades del T-MEC en los sectores de energía (solar, petróleo), tren maya, manufactura etc., así como el proyecto del gobierno de la 4T para los recursos naturales como el litio, el gas, la electricidad y el petróleo, son de gran preocupación para Washington y sus intereses corporativos. En consecuencia, la renovada concentración del sistema de dominación e inteligencia hemisférica estadunidense en América Latina se refleja en extensos estudios recientes de sus think tanks sobre el problema, como la Rand Corporation (ver U.S, Resourcing to National Security Interests in Latin America…), que concluye que la “U.S. strategic guidance for Latin American

Countries has gaps with regard to…great-power competition (GPC). Esa conclusión es, obviamente, un presagio ominoso para el futuro de la Patria Grande.

10. El Mérito de la Transformación López-Obradorista


El principal mérito de los cuatro años de gobernanza de AMLO es que haya podido evitar el destino histórico de J.D. Perón en Argentina, Salvador Allende en Chile, J. Goulart en Brasil, J.B. Aristide en Haití, H. Chávez en Venezuela, J.M. Zelaya en Honduras, I. Lula da Silva y D. Rousseff en Brasil, F. Lugo en Paraguay, R. Correa en Ecuador y E. Morales en Bolivia, entre otros.


Hasta el momento, AMLO ha logrado “contrabalancear” el terrible mecanismo de represión hemisférica de la Doctrina Monroe, que el Imperio aplica a cualquier gobierno latinoamericano y caribeño que se atreve a reclamar la soberanía nacional. Pero, hoy día, ese mecanismo es más violento que en cualquier momento desde el fin de la “Guerra Fría”, debido a la derrota decisiva que Rusia ha infligido a Washington en Ucrania y la que China ha logrado en Taiwán.


En consecuencia, la situación geopolítica actual de México es comparable, mutatis mutandis, a la de Chile hacia finales del año 1971. Cualquiera que no entienda el peligro respectivo y descuida las lecciones de la historia latinoamericana es un ignorante o reaccionario.


¡Es la hora de la Unidad Nacional detrás de la gobernanza actual! ¡Todo lo demás será autodestrucción de las fuerzas progresistas!


LA BATALLA POR MÉXICO
.pdf
Download PDF • 736KB


1230 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo