Buscar
  • Libertad Diario

LA 4T ES DE TODO EL PUEBLO,NO DE UN SOLO HOMBRE

Guillermo Fabela Quiñones

APUNTES…


Con el mundo y el país ensombrecidos por el Covid-19, el pueblo mexicano sigue con la esperanza de que salgamos del infierno al que nos sumió el neoliberalismo con su régimen de corrupción y sus nefastas secuelas. Está viendo que se avanza hasta donde puede un nuevo régimen comprometido con un cambio estructural que favorezca la inclusión de las clases mayoritarias, en un marco imprevisible ahora afectado por la pandemia y el pánico de las élites del conservadurismo por perder sus privilegios, entre ellos la impunidad.


La batalla es también contra el tiempo; en un sexenio es imposible corregir la desmesura criminal de una tecnocracia carente de ética y decidida a seguir por esa misma ruta, al precio que sea. ¿No acaba Felipe Calderón de conminar a quien quiera oírlo de organizar un levantamiento armado contra el presidente López Obrador? El cardenal emérito, Juan Sandoval Íñiguez, ¿no está incitando al pueblo en ese mismo sentido al llamar a luchar contra “el comunismo” (¡como si el mundo se hubiera detenido hace siete décadas!) al que “nos quiere llevar López Obrador?


EL PRESIDENTE, SIN MOVILIZACIÓN SOCIAL COMO ESCUDO

Lo más preocupante es que el propio régimen de la Cuarta Transformación tiene muchas fisuras por las cuales la derecha se cuela para desviar o frenar la marcha de la 4T, situación que no se enfrenta con la firmeza y oportunidad que se requiere. El más claro ejemplo es que no hay una movilización social que acompañe al Presidente para protegerlo contra los embates reaccionarios de la cúpula oligárquica que lo quiere destruir con el fin de que el proyecto que encabeza fracase antes de las elecciones del 2021, situación derivada de que la 4T es sólo él.


Cabe recordar que sin el apoyo masivo en favor del proyecto de nación del entonces presidente Lázaro Cárdenas, el imperialismo con toda su fuerza y rabia hubiera hecho fracasar la expropiación de la industria petrolera. La coyuntura a la que se enfrenta el país es semejante en cuanto a su trascendencia histórica. El general Cárdenas tenía muy claro que debía dejar su proyecto de modo que continuara sin él. Sólo así pudo salvarse del fracaso total en los años posteriores, cuando la derecha emergió con apoyo del imperialismo.


URGE MODIFICAR LA CORRELACIÓN DE FUERZAS

Esto lo saben los estrategas que aconsejan a la cúpula reaccionaria, por eso no pierden tiempo sus principales protagonistas. Están conscientes de que sin la movilización social, de la cual carece el primer mandatario, no necesitan mucho esfuerzo para crearle problemas muy serios. No bastan las conferencias mañaneras para neutralizar los ataques de la derecha y sus epígonos, tampoco los halagos palaciegos del grupo cercano al Presidente. Eso no significa nada para modificar la correlación de fuerzas, que de aquí a fin de año puede ser desfavorable a López Obrador.


El asunto judicial de Javier Lozoya Austin, muy pronto perdió el impacto favorable por la forma en que se está realizando. Ahora se tiene la percepción de que no tiene sentido que se aprese a delincuentes de “cuello blanco”, si aquí reciben todo tipo de consideraciones. “Ya sólo falta que le pidan perdón”, se escucha en la calle, al darse cuenta el ciudadano común que no es descabellado que un juez lo ampare para revertir la inhabilitación que le impuso la Secretaría de la Función Pública y para recuperar sus bienes y se liberen sus cuentas bancarias.


En un mensaje a la nación el sábado, el Presidente afirmó que “el gobierno ya no está secuestrado ni al servicio de la delincuencia de ‘cuello blanco’ ni de grupos organizados”. Sus palabras, en el caso de Lozoya, quedan en entredicho. Es de esperarse que eso no suceda con José Antonio Yépez, “El Marro”, quien ya había sido detenido en el 2008 y se le liberó tras pagar una fianza. Urge que Morena salga de su parálisis y cumpla su gran responsabilidad histórica con visión de futuro y patriotismo.


guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23




312 vistas

©2020 por CIENCIA LIBERTAD. Creada con Wix.com