Buscar
  • Libertad Diario

LA 4T EN SU LABERINTO

Guillermo Fabela Quiñones

Con ambas cámaras del Congreso sesionando a marchas forzadas dejando a su paso más interrogantes que respuestas a las iniciativas aprobadas en los últimos días, finaliza para hechos prácticos toda actividad política fundamental para el país, en espera de un nuevo año que será no sólo decisivo para la Cuarta Transformación (4T), sino para el futuro de los mexicanos por todas las implicaciones que se vislumbran amenazantes y de un dramatismo inédito.


No es una exageración decirlo, sino una forma de ver nuestra realidad del modo más objetivo posible, a fin de que nos vayamos previniendo y tomemos la vida más en serio, pues nos damos cuenta que son muchos más los que la ven con frivolidad y encaminados por la codicia, que quienes se preocupan por lo que sucede en nuestro entorno y actúan con sentido de responsabilidad. Por lo pronto, es un signo alentador que el presidente López Obrador haya recomendado que la gente se quede en casa los días del 14 al 24, es decir, incurrió en una medida “coercitiva”.


Enhorabuena que lo haya hecho; aunque demasiado tarde, pues la gente no hizo caso a su llamado sino que salió en masa al Centro Histórico a realizar compras navideñas. Tal situación es un hecho demostrativo del comportamiento de amplios sectores de la población, contrario al sentido común. Otra sería la situación si el mandatario, desde el inicio de la pandemia, hubiera actuado como lo ha estado haciendo la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum: predicando con el ejemplo.

LAS ELITES NO CEJAN EN SU AVARICIA IRREFRENABLE

Pero en fin, lo relevante es que habremos de despedir este año sin que el mundo haya podido superar el Covid-19, virus que nos ha dejado ingratos recuerdos que seguirán distorsionando el curso de nuestras vidas. Aun así, las élites del poder no cejan en su avaricia irrefrenable, como si el futuro de la humanidad no dependiera de un hilo, como es el caso aun cuando salga de la Casa Blanca un magnate que demostró, con creces, lo que puede suceder si se deja en manos irresponsables un poder como el que tiene el presidente de Estados Unidos.


El año venidero nos esperan múltiples situaciones para las que no estamos preparados los mexicanos, como lo hemos visto durante la pandemia. Las contradicciones del sistema político, más aún las del régimen en turno, serán más profundas lo queramos o no, por las consecuencias del descalabro económico este año, no sólo por el Covid-19 sino por la complejidad de un Estado metido en un laberinto, como sucedió en el primer tercio del sexenio. Lo explicó claramente el miembro de la Corte Internacional de Derechos Humanos, Eugenio Raúl Zaffaroni: “El poder punitivo formal (en México) está fallando porque no ha podido contener al poder punitivo informal, esa es la realidad”.

URGE UN ESTADO NACIONAL DONDE QUEPAMOS TODOS

Lo más preocupante es que seguirá esa tendencia, como lo patentiza el método de los “testigos protegidos”, el cual no ha convencido a la mayoría de la población porque no ha dado resultados en materia de lucha contra la impunidad. Más parece un asunto de índole política que de justicia, hipótesis que se confirmará con la extradición a nuestro país del impresentable Genaro García Luna. Esto explica la recomendación hecha por Zaffaroni: “El Estado mexicano debe recuperar el monopolio del ejercicio del poder público”.


Este debe ser el principal compromiso del régimen del cambio, el cual no parece estar en su agenda, al menos como prioridad. Es cierto, fueron casi cuatro décadas de ejercicio de un poder espurio al servicio de intereses fácticos que favoreció, como señaló el juez de la CIDH “un poder punitivo informal que ha desaparecido más de 70 mil personas”. Echó tan profundas raíces que no será posible puedan ser extirpadas en un sexenio. Pero lo que sí se puede hacer, con voluntad política y compromiso real con el cambio verdadero, es poner los cimientos del nuevo Estado donde quepamos todos, no sólo los privilegiados del neoliberalismo, como hasta ahora en este fatídico año 2020.


guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: VivaVilla_23




14 vistas0 comentarios