Buscar
  • Libertad Diario

GRAN FAVOR DE ZEDILLO Y CALDERON AL PRESIDENTE

Guillermo Fabela Quiñones


La participación de los ex presidentes Ernesto Zedillo y Felipe Calderón en un coloquio “por la democracia”, organizado en Madrid por el contradictorio Mario Vargas Llosa (premio Nobel de literatura pero pensador medieval), dio la pauta para criticar la gestión del presidente López Obrador, evento que no trascendió fuera del recinto ibérico. En cambio, el mandatario aprovechó para contraatacar a detractores, obviamente sin una mínima autoridad moral y credibilidad política, por sus hechos que tanto daño hicieron a los mexicanos. Como dice la voz popular: “el tiro les salió por la culata”; aunque también, vale mencionarlo, aprovechó el Presidente para desviar la atención de problemas que prefiguran cambios nada favorables para el futuro de México.

El desprestigio de Zedillo y Calderón es tan monumental que sus palabras caen en el vacío, no sirven para debilitar al actual mandatario, quien no necesita a nadie para que abone en su contra: el mismo se está destruyendo, aunque los resultados no se vean de inmediato sino en el mediano plazo, cuando quede en evidencia el fracaso de políticas públicas contrarias al imperativo de apuntalar una gobernanza que abra espacios a la estabilidad política, particularmente en ramos tan sensibles para la sociedad, como la educación, la salud, la seguridad y el bienestar familiar.



DEFIENDEN LA “DEMOCRACIA” QUIENES JAMAS LA PRACTICARON


Son indefendibles los susodichos ex mandatarios, al igual que todos los gobiernos tecnocráticos que sirvieron fielmente a intereses extranjeros. Es una farsa infumable ponderar la “democracia” quienes jamás la practicaron, como Zedillo y Calderón, ambos paradigmas de lesa traición a la patria, por decir lo menos. La conversión de la deuda privada de los bancos para convertirla en pública, con el agravante de que causa intereses y por lo tanto es impagable hasta el fin de los tiempos, es uno solo de sus muchos delitos en ese sentido. No se debe olvidar la matanza de Acteal ni la privatización de los ferrocarriles; como tampoco el gigantesco trasiego de armas que propició el fortalecimiento del crimen organizado y la súper corrupción en el mandato de Calderón con Genaro García Luna como coordinador.

Qué mejor para el actual mandatario que salir en defensa del país con críticas sustentadas en hechos concretos que ya son parte de la historia. Pero una cosa es hablar y otra dar un paso específico que dé un contenido objetivo a sus argumentos en contra de sus antecesores. En el colmo de la demagogia, hizo creer al ciudadano común que se les podría llevar a juicio si una encuesta lo aprobara. Se hizo la encuesta y el resultado fue contundente en favor de enjuiciarlos. Pero de allí no pasó el asunto, como lo que sucedió con la rifa del avión que sigue como lastre en el hangar presidencial.



MOVILIZACION SOCIAL ASCENDENTE, DRAMATICO ESCENARIO


El fondo de la praxis del actual sexenio es el exceso de parafernalia demagógica. No se ha entendido (no lo quiere hacer el Presidente) que seguir por este camino será un riesgo muy costoso en unos meses, toda vez que las contradicciones, otra de sus esencias, van en aumento y se contraponen con la realidad. Casos concretos están saliendo a la luz pública, por encima del exceso de información sobre la violencia en la mayor parte del país, que nos lleva a pensar que estamos ante un escenario que rebasa el ámbito nacional, como sucedió en Chile al llegar Salvador Allende al poder en 1970.


La movilización social plenamente justificada está creciendo, particularmente entre sectores ya probados en la lucha por sus legítimas reivindicaciones, como el de los médicos del sector público, los maestros opositores al sindicalismo oficialista, y los más pobres entre los pobres: los estudiantes normalistas que luchan con plena conciencia por preservar su única posibilidad de ser útiles a sí mismos y a sus comunidades. Esta movilización apenas comienza, pero se puede convertir en una bola de nieve en caída libre desde una alta montaña, como es previsible que suceda ante el desdén del mandatario por tomar decisiones de fondo.



LOS MAS POBRES ENTRE LOS POBRES, VICTIMAS DE SIEMPRE


La semana pasada fue disuelta, con excesiva violencia, una manifestación de estudiantes de la escuela normal rural Benito Juárez ubicada en el municipio de Panotla, Tlaxcala. La policía estatal reprimió a los indefensos manifestantes con gases lacrimógenos, con saldo de decenas de heridos y una estudiante muerta por traumatismo cerebral. Una semana antes, más de un centenar de médicos fueron reprimidos en el Zócalo de la capital tlaxcalteca. Ambos actos de protesta tuvieron un común denominador: solicitar facilidades básicas para cumplir sus tareas, están en la indigencia, como es previsible que suceda mientras siga vigente la estrategia neoliberal de recortar el gasto público con el propósito de abrir espacios al sector privado, el cual los ocupa con una intención mercantilista de beneficio particular.

Esta situación se está viviendo a lo largo y ancho del país, como resultado de que la educación y la salud públicas no son prioritarias para un gobierno que prometió frenar los abusos del neoliberalismo, pero que en los hechos está demostrando lo contrario: los está recrudeciendo con la malhadada estrategia económica de reducir el gasto público en las actividades que más incidirían en cambios progresistas, democráticos y de justicia social ajena a partidos y membretes políticos. Pero proceder en ese sentido no abonaría al proyecto transexenal del Presidente, prioridad que pone por encima de cualesquier imperativos sociales ineludibles.



LA SOBERANÍA CUELGA DE UN HILO A PUNTO DE ROMPERSE


Así que, en vez de atacar a López Obrador con argumentos que se pierden en el éter por su insustancialidad, Zedillo y Calderón le hicieron un servicio gratis, le proveyeron una costosa propaganda que no se consigue en las mañaneras: le permitieron aparecer, en los países hispanoparlantes, como un político capaz de erigirse como adalid de la Patria Grande, tal como lo quiere consolidar la Casa Blanca para usarlo con fines geopolíticos necesarios en la nueva coyuntura surgida con el fortalecimiento de China y de Rusia. Lo estamos viendo en estas últimas semanas con el conflicto migratorio en ambas fronteras de nuestro territorio.

El gobierno de Biden puso en vigor nuevamente, de modo unilateral, el llamado Título 42, medida draconiana de Trump, para expulsar a México a los migrantes indocumentados provenientes de Centro y Sudamérica. Vemos así que nuestra soberanía cuelga de un hilo, de ahí que no interesen en Washington las balandronadas soberanistas del mandatario mexicano si eso le permite seguir manteniendo una imagen de “redentor social”. De ahí que los dos años por venir serán cruciales para el futuro, y se vislumbran muy movidos. Una buena dosis de sensatez y sentido común de las élites en una realidad tan dramática es vital.



Memo.FQ@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23



Los artículos e ideas aquí plasmados, son responsabilidad de los autores y no corresponden necesariamente con el criterio editorial de ciencialibertad.org


También puedes descargar este artículo aquí…


GRAN FAVOR DE ZEDILLO Y CALDERON AL PRESIDENTE
.pdf
Download PDF • 402KB

1235 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo