Buscar
  • Libertad Diario

ESPERANZA DESILUSION Y CASTIGO

Guillermo Fabela Quiñones

APUNTES…


Hay quienes no se explican por qué regresan al poder fuerzas políticas que fueron castigadas en comicios precedentes, una vez que mostraron incapacidad para seguir gobernando con un desgaste que parecía impensable pudieran remontar. Sin embargo, lo logran de modo que no deja dudas sobre la decisión de los votantes en las urnas. El reciente proceso electoral en Chile lo confirma. No es el primer caso ni será el último, mientras las expectativas de los ciudadanos sean defraudadas por los partidos que asumen el poder con promesas de cambios de fondo, las cuales se incumplen.

El candidato pinochetista, abogado de 55 años líder del Partido Republicano, de ultraderecha, le ganó al de las corrientes progresistas, resultado impensable desde una lógica racional. Pareciera que el pueblo lo forman masas masoquistas, urgidas de padecer injusticias inenarrables, violaciones a los derechos humanos más elementales, hambre y pobreza como tradicional modo de vida. En el país andino hay segunda vuelta, existe la esperanza de que la ciudadanía movida por el desencanto reflexione y rechace el regreso a la dictadura más sanguinaria que cerró el siglo veinte en la Patria Grande.


VOTO DE CASTIGO, IRRACIONAL PERO COMPRENSIBLE

El pinochetista obtuvo 27.9 por ciento de los sufragios mientras su rival socialdemócrata, ex líder estudiantil de 35 años, quedó atrás con 25.67 por ciento. Con todo, no es factible que este resultado cambie mucho en la segunda vuelta, pues desde que los chilenos sacaron a Pinochet del poder, la segunda vuelta siempre ha sido ganada por quien triunfa en la primera. José Antonio Kast, representante de la ultraderecha, podría confirmar su victoria contra Gabriel Boric; nacido en 1986 fue presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile y actualmente diputado.

En 1988, un plebiscito ejemplar puso fin a la dictadura pinochetista de 17 años. La pregunta de la consulta popular fue muy clara: sí o no a que el dictador continuara o dejara el poder. Hoy, luego de 35 años de que el pueblo esperara que la sombra del dictador dejara para siempre la nación andina, sin lograrlo en todo este lapso por las inconsecuencias del régimen democrático, se produjo el castigo a las fuerzas que debieron haber puesto fin al retorno del pinochetismo.

Esta es una lección que no conviene desestimar, sobre todo en México país esperanzado en un cambio democrático verdadero, con hechos concretos que lo avalen y consoliden para el futuro, cuando los retos por venir requerirán de un firme estado de derecho, una economía sin fisuras insalvables y una sociedad convencida de que las nuevas generaciones tendrán aseguradas condiciones de vida dignas. Estos objetivos por ahora son un sueño, cada vez más nebuloso una vez transcurrida la mitad del sexenio porque nada efectivo se ha hecho para afianzar la llamada Cuarta Transformación.


SE AVALAN CRITICAS REACCIONARIAS POR LA DEMAGOGIA


Aunque el presidente López Obrador reitere una y otra vez que “vamos muy bien”, los hechos demuestran que su visión es inexacta, está viendo un país basado en estadísticas que no van al fondo de la realidad que se vive cotidianamente, porque para él quienes no coinciden con su punto de vista son “conservadores” que sirven a intereses reaccionarios. Su optimismo lo alimenta su estilo personal de gobernar, contradictorio y fundado en tácticas coyunturales que avalan los resquemores y críticas de las facciones reaccionarias, como si éstas lo obligaran a comportarse del modo en que lo hace para complacerlas.

Con todo, no está seguro de seguir conservando su clientela política, sostenida con las ayudas asistencialistas cada vez más raquíticas por la inflación y las terribles consecuencias de la austeridad, política económica no sólo injusta sino irracional; de ahí que se vea forzado a dar mayores responsabilidades a las fuerzas armadas, además de tener que negociar en privado con los beneficiarios de la dantesca desigualdad en México, quienes conforman su consejo asesor en materia económica. También Sebastián Piñera creía que iba muy bien.


guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23



Los artículos e ideas son responsabilidad de los autores y no corresponden necesariamente con el criterio de ciencialibertad.org


Ahora puedes descargar éste artículo aquí...


ESPERANZA DESILUSION Y CASTIGO
.pdf
Download PDF • 423KB

514 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo