Buscar
  • Libertad Diario

EN ESTE MOMENTO, VITAL LA CONGRUENCIA

Guillermo Fabela Quiñones


APUNTES…


El pensamiento de la cúpula oligárquica beneficiaria de un sistema económico depredador, lo expresa muy bien el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, al referirse a la decisión adoptada por los gobiernos de Oaxaca y Tabasco sobre el imperativo de regular la venta de alimentos “chatarra” en sus entidades. Dijo: “El objetivo es culpar a alguien de la cantidad de muertos que estamos teniendo en la pandemia. Definitivamente, la culpa no la tienen los productores de alimentos procesados, no la tienen los hábitos de los mexicanos, no la tenemos nadie”.


Quizá la tenga el “espíritu santo”, entidad abstracta a la cual no se puede castigar como lo amerita la gravísima consecuencia del crecimiento exponencial, en menos de tres décadas, de un mercado explosivo que detonó las causas del deterioro de la salud en los mexicanos: obesidad, diabetes, hipertensión. En los últimos 18 años, el sobrepeso aumentó 42 por ciento en la población adulta y 87 por ciento en niños y adolescentes, informó el Centro de Investigación en Nutrición y Salud. Aunque el daño ya está hecho, aún es tiempo de cerrar el paso libre a la comorbilidad que subyace en la pandemia. }


LA SOCIEDAD EXIGE FIN AL DESENFRENO NEOLIBERAL

Según el dirigente empresarial, no hay justificación para que se regule la producción y venta de los llamados alimentos basura, así lo deja ver su punto de vista exculpatorio de un mercado que surgió con la ola del consumismo desenfrenado del neoliberalismo. Si la culpa “no la tiene nadie”, si sólo se busca culpar a alguien de los muertos por la pandemia, entonces debe tenerla la sociedad, porque el “espíritu santo” está muy ocupado en otros menesteres nada terrenales.


Y en este momento la sociedad exige que México ponga fin a la carrera irracional del desenfreno neoliberal que llevó al país al límite del precipicio en el que estuvimos a punto de caer si el pueblo no vota por sacar de Los Pinos a la pandilla mafiosa del PRIAN. Sin embargo, no es correcto éticamente que la sociedad cargue la culpa de un pecado que no cometió. La tiene la mafia neoliberal que se hizo del poder con fines perversos cuyas consecuencias fatales estamos padeciendo, entre ellas la obesidad que da paso a la diabetes y la hipertensión.


Con todo, para Salazar Lomelín las cosas deben seguir igual en el mercado de basura alimentaria, por lo que pidió a los alcaldes agrupados en la Conferencia Nacional de Municipios de México (Canamm) su apoyo a fin de que no se sumen a la iniciativa de los mandatarios de Oaxaca y Tabasco. No se dirigió al sector empresarial causante de la mega tragedia que significa la producción de alimentos “chatarra”, pues sabe que no van a proceder como lo demanda el imperativo social de corregir a fondo las causas del descalabro sanitario de los mexicanos.


“EL PUEBLO SE CANSA DE TANTA PINCHE TRANSA”

Así llegamos a la conclusión de que tendrá que hacerlo el presidente López Obrador, pues como él mismo aceptó, “el pueblo se cansa de tanta pinche transa”. Ni el dirigente del CCE podría rebatir el hecho de que la producción de basura alimentaria se ubica en ese concepto, pues las grandes empresas que se dedican a lucrar con estos productos, saben del daño que ocasionan principalmente a la niñez con su venta, mercado en expansión que seguirá en aumento mientras encuentren gobernantes cómplices, corruptos y sin ningún tipo de escrúpulos.


Con todo, es preciso diferenciar los muertos ocasionados por las prácticas mercantiles de los empresarios productores de alimentos chatarra, de los que provoca la política pública escogida para combatir la pandemia, que tiene colocado a México como el segundo país en América Latina por el número de fallecimientos, después de Brasil, con más de 61 mil muertos hasta el viernes 21, y contando porque la falta de estrategia del gobierno de la 4T no funciona para frenar la pandemia. Las cifras son contundentes.


El problema de fondo a superar es que un solo hombre no puede cargar el mundo como la imagen mítica de Atlas, método que al parecer está empeñado en seguir el propio mandatario. La cuestión a resolver es cómo contar con organismos que sirvan de escudo al proceso transformador, y sobre todo que impulsen al Presidente a seguir por la ruta progresista que se espera de su gobierno. Sin organizaciones políticas propias, se brinda a los enemigos amplias facilidades de actuar con más fiereza.


guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23



Las opiniones expresadas en este medio, son de exclusiva responsabilidad

de los autores y pueden NO coincidir con las de la ciencialibertad.org

62 vistas

©2020 por CIENCIA LIBERTAD. Creada con Wix.com