Buscar
  • Libertad Diario

Elecciones en Perú y México

Javier Antonio Vivas Santana


Este 6 de junio habrá elecciones regionales en México y presidenciales en Perú. Las del país azteca marcadas por la violencia y las de la nación inca movidas por quién representa el "mal menor".


En el caso de México es lamentable y muy opaco no solo el hecho de que candidatos(as) hayan sido asesinados(as), y otros heridos(as) de bala, sino que el partido que llevó a la presidencia a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), o sea, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se haya visto en sendos escándalos de nepotismo y cooptación en la selección de quienes supuestamente para su "directiva" política serían los "mejores representantes" para el pueblo, lo cual ha desembocado en severas inconformidades desde las bases de tal partido.


Ante ello, no sería de extrañar que los otroras partidos del status quo de ese país, retomen curules perdidas, y por ende, el liderazgo presidencial termine siendo el más perjudicado, máxime cuando AMLO dedicado fundamentalmente al tema del covid-19, que sin duda ha afectado a la población, pues, ello ha derivado en que haya delegado en las personas menos indicadas el tema político de tan importantes comicios.


Si Morena sale airosa en estas elecciones, será evidente que será más por el prestigio y convocatoria de AMLO sobre sus seguidores que sobre lo que pudo hacer la directiva de la organización política. Por el contrario, si Morena es derrotada quedará en evidencia que el hecho de que el partido haya concentrado las designaciones de candidaturas en el amiguismo y el nepotismo, revelará que ello solo conduce al permanente agotamiento de una forma de gobernar que fue precisamente lo que llevó a AMLO al poder.


En México todo indica, además de ver incrementado el fantasma de emigración ahora con la presencia de venezolanos, fenómeno de desplazamiento poblacional que se ha visto reforzado por las decisiones de Joe Biden sobre este hecho social y político, que Morena no ha cumplido con su rol de articulador entre el Estado y la sociedad mexicana, sino que se ha dedicado más al clientelismo político y las fracturas ideológicas, razón por la cual, ya veremos a los supuestos "culpables" acusarse mutuamente de un eventual descalabro político.


Sobre los comicios presidenciales en Perú, es muy probable que el resultado sea muy ajustado, favoreciendo el voto a Keiko Fujimori en Lima y las ciudades más importantes, pero perdiendo con Pedro Castillo país adentro, y por supuesto, en aquellos sitios donde nunca han llegado las "bondades" del capitalismo.


En ambas candidaturas el tema de Venezuela no podía quedar afuera de la vertiente política. Asi tenemos que Fujimori ha hecho una campaña apegada con los sectores capitalistas, medios de comunicación y por lógica, amparada con semejantes apoyos en el miedo al "comunismo" que por culpa del madurismo, y la enorme emigración venezolana que ha abarrotado al Perú, se presentan como su mejor carta de presentación ante la propuesta del candidato de izquierda. Por su parte, Pedro Castillo desgraciadamente ha atizado la xenofobia, llegando incluso a decir, palabras más, palabras menos, que una vez que llegue a la presidencia, todos los venezolanos serían devueltos a su país de origen.


Lo que, si está claro, tanto para Keiko Fujimori o Pedro Castillo es que deberán gobernar con un parlamento en dónde ninguno de ellos tendrá mayoría, repitiendo la constante que se ha visto en ese país, en el cual, por lo general, quien llega a la presidencia termina siendo destituido, o hasta encarcelado como el caso del padre de la candidata que representa a la denominada derecha.


Y es que ante tal realidad, tanto Keiko Fujimori como Pedro Castillo, sea cual sea la candidatura ganadora, sabe que ya tendrá una bancada en contra desde el poder legislativo, lo que quiere decir, que si nos situamos desde un posible indulto presidencial sobre Alberto Fujimori hasta la posibilidad de ir a una constituyente para hacer un "nuevo Estado", esas serían decisiones políticas que si no tienen la aprobación del Congreso, no solo estarán condenadas al fracaso, sino que es muy probable que para quien alcance la presidencia, la misma estará sujeta por la ingobernabilidad y desestabilización política, en momentos que el país también ha sido muy afectado en su condición económica.


Y con los resultados de las elecciones regionales en México y presidenciales en Perú ¿Hacia dónde va América Latina? Pues, aún ganando Morena en México, veo que se avecinan escenarios muy complejos y difusos en la realidad política de esa nación, porque el liderazgo que se disputa la posible sucesión de AMLO no tiene prelación en los intereses del pueblo, sino de sus intereses grupales, y esa realidad, sería aprovechada por las fuerzas tradicionales que han controlado y explotado ese país.

En relación con Perú, ver unidos a quienes hasta se han acusado de manera recíproca de ser demonios, por evitar el triunfo de otro "demonio", supuestamente peor que ellos, habla por sí sola de la bazofia en que ha caído el discurso político de sus interlocutores, y peor, adelanta que ante los estrechos resultados que se esperan, pareciera que la inestabilidad política del Perú, no va a desaparecer, sino por el contrario, se va agravar, y de allí, que aunque parezca paradójico, la presidencia con más poder político estará en el parlamento.


México y Perú, dos realidades que solo orientan tiempos turbios en la realidad política latinoamericana.


Las ideas argumentos y análisis expuestos, son responsabilidad de sus autores y no necesariamente coinciden con el criterio de ciencialibertad.org


Ahora puedes descargar nuestro contenido en PDF aquí.

Elecciones en Perú y México
.pdf
Download PDF • 438KB

526 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo