Buscar
  • Libertad Diario

DILEMA INELUDIBLE ENTRE ÉTICA Y REALIDAD

Guillermo Fabela Quiñones

APUNTES…

Es oportuno recordar que una de las que Miguel de la Madrid llamó “Siete Tesis” de su campaña electoral, fue la denominada “Renovación Moral de la Sociedad”. Conforme a la realidad de su sexenio, el resultado fue contrario al propuesto. Esto no significa que la “Guía Ética para la Transformación”, la cual dio a conocer el presidente López Obrador, vaya a ser un esfuerzo y un gasto inútil, sino que los cambios sociales se realizan cuando las fuerzas que los encabezan tienen la voluntad de llevarlos a cabo y se cuenta con la fortaleza política necesaria.


La mal llamada “renovación moral” desembocó en un mar de corrupción como no se había visto jamás en México, flagelo que se prolongó seis sexenios. El régimen neoliberal nunca tuvo la intención de mejorar la calidad de vida de los mexicanos, sino todo lo contrario para facilitar sus objetivos siniestros de saquear los recursos de la nación y propiciar la indefensión legal del pueblo, cada vez más sumido en la dramática secuela de abusos y crímenes de “cuello blanco” cometidos a la sombra del poder.

La “Guía Ética” tendrá impacto sólo si es acompañada por políticas públicas que concuerden con su contenido. Las súper estructuras de una sociedad se construyen una vez puestos los cimientos, los cuales, en el caso específico de nuestro país, serían la destrucción de los que soportaron el andamiaje del neoliberalismo, magna tarea aún pendiente, que pudiera prolongarse más de un sexenio, no por sus dificultades intrínsecas, sino por la falta de un proyecto y un liderazgo con ese propósito.


Vale decirlo, porque una cosa son las acciones que equivalen a sacudir las ramas secas de un árbol, y otra muy distinta cavar en donde se encuentran los cimientos. Esto no se ve aún en la estrategia seguida por el mandatario; así se advierte en múltiples hechos que sería prolijo detallar. Baste señalar uno solo que ejemplifica lo anterior: la regulación del outsourcing. La negociación con el sector empresarial se prolongará lo que sea necesario, para no provocar el disgusto de la cúpula de cúpulas beneficiaria de dicho mecanismo, mediante el cual se disfrazó la esclavitud asalariada de hoy.


Las élites del capital, sobre todo el financiero, no van a estar en contra de que la Cuarta Transformación (4T) se lleve a cabo con “guías éticas”, al contrario: seguro pagarán con gusto cuantos millones de folletos quiera imprimir el gobierno federal. Pero sólo mientras no sean socavados los cimientos que consolidó el neoliberalismo. Ahí el dilema para el mandatario, el cual no podrá eludir en el segundo tercio de su gobierno; estará obligado a tomar medidas que patenticen un verdadero interés por hacer cambios de fondo en favor del pueblo, pues las acciones asistencialistas son menos que un vendaje en una herida purulenta.

El problema de fondo es que se topará más temprano que tarde con el imperativo de definir el rumbo de su administración, sin atajos engañosos que regresan al punto de partida. Está por concluir el año, y también las expectativas de las clases mayoritarias por un cambio que renueve las esperanzas por una vida mejor. Si la regulación del outsourcing se queda en componendas demagógicas, el futuro de la 4T se irá minimizando, de igual modo que sucederá con la “Guía Ética para la Transformación”.


El riesgo para el presidente López Obrador es que, de no avanzar en su proyecto, el fracaso lo convertiría en cómplice por omisión de la mafia neoliberal, no obstante lo mucho que avanzara en su estrategia anticorrupción. El pueblo se percataría que el mandatario, a final de cuentas, no quería ir más allá de lo que hizo en el primer tercio de su mandato. Lo que se espera de él es que demuestre con hechos voluntad política para acabar con los cimientos del régimen mafioso.


El outsourcing no afecta la generación de empleos: las micro y pequeñas empresas no recurren a este modelo de contratación, otro de los abusos inhumanos del neoliberalismo. Sin acabar con estos se perderá toda esperanza. Ante la historia, ¿quién sería el culpable?


guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23



Las ideas argumentos y análisis expuestos, son responsabilidad de sus autores y no necesariamente coinciden con el criterio de ciencialibertad.org

530 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

©2020 por CIENCIA LIBERTAD. Creada con Wix.com