Buscar
  • Libertad Diario

CON SIETE BILLONES NO SE JUSTIFICARIAN RETROCESOS

Guillermo Fabela Quiñones

Apuntes…


Con el presidente López Obrador en la cima de su poder, reconocido por uno de los principales diarios del primer mundo, el Financial Times, al mostrarlo como el segundo más popular a nivel global después del primer ministro de la India, el próximo año deberá patentizar con resultados concretos que tal aval demoscópico tiene bases objetivas, no es un mecanismo para inducirlo a ceder a las presiones de las grandes trasnacionales que buscan consolidar su hegemonía en la economía de México, la cual consideran en riesgo por la reforma a la ley en materia de electricidad, vital para impulsar un desarrollo social sustentable.


En el 2022, el gobierno federal contará con el mayor presupuesto de la historia: 7 billones de pesos, suma que obligará a una revaluación de las metas por alcanzar en el sexenio, las cuales en tres años no presentan avances. Las asignaturas pendientes, que se consideraron prioritarias en sus compromisos de gobierno, han sufrido incluso retrocesos; caso concreto la atención a la salud al agravarse el desabasto de medicamentos en las instituciones públicas, y no por la pandemia.


SIN OFRECER RESULTADOS EN SALUD, FRACASO MORTAL

Podrá argumentarse todo lo que se quiera para justificar el problema, pero la realidad es que se afecta a la inmensa mayoría de población, la cual encontraba una salida en el Seguro Popular, con todas las fallas que se digan tuvo y con todo y la corrupción que propiciaba. De ahí que sea justificada la recomendación del Coneval para aumentar el gasto público en infraestructura médica y atención a la pandemia, particularmente a nivel rural. No ofrecer resultados en este rubro el próximo año, equivaldría a darle sepultura a la Cuarta Transformación.


Las organizaciones ultra conservadoras o abiertamente fascistas, como la que fundó y apoya como cabeza visible Claudio X. González junior, quien encontró en los tres partidos en proceso de extinción (PAN, PRI y PRD), la plataforma política que imprima visos de “seriedad” a su grupúsculo Sí por México, no tendrían que acelerar su labor de zapa a la 4T. Vale tal comentario en cuanto que el propio mandatario se encarga de poner piedras filosas en su camino con su estilo personal de gobernar.


Lo paradójico del caso es que le sigue dando resultados, cuando menos los que él busca, como lo vemos con sus declaraciones sobre el papel de la UNAM en la etapa neoliberal. Logró su objetivo de crear en la opinión pública un amplísimo apoyo mediático en apoyo de la máxima casa de estudios que hizo pasar a segundo plano los problemas de más fondo en su gobierno. Claro ejemplo, el estancamiento económico por la sequía derivada de la austeridad, el cual se puede agravar en la medida que los “capitales golondrinos” sigan saliendo del país como medida para que el mandatario ceda a las presiones de las trasnacionales para seguir medrando con los recursos energéticos, ¡con el cobijo del propio gobierno federal!


LA OPOSICION SOLO BUSCA FRENAR SU VERTIGINOSA CAIDA

El dirigente del PAN, Marko Cortés, informó que, con su alianza partidista, conjuntamente con la organización fascistoide mencionada, buscan un “proyecto alternativo” del presupuesto 2022, con el fin de “impulsar el crecimiento económico, la generación del empleo y el tratamiento de niños con cáncer”. Obviamente, lo que quieren es posicionarse como oposición con posibilidades de influir en cambios favorables a los intereses creados por el neoliberalismo. Lo curioso del caso es que estos no han sido afectados por la 4T, aunque les disgusta que el mandatario no se pliegue a sus pretensiones clasistas, como los tecnócratas que los dejaron muy mal acostumbrados.


Aunque la cúpula oligárquica lo entiende y lo deja hacer, como se advierte en su aquiescencia en torno a la reforma eléctrica, la cual fortalecerá al Estado, no al gobierno de López Obrador. Saben que a nivel global es una necesidad inevitable la rectoría del Estado en materia energética, única opción para evitar una hecatombe que pondría fin a la civilización que conocemos. Con más de siete mil millones de habitantes en el planeta, dejar al libre juego del mercado la producción y distribución de las energías básicas es suicida. Más aun las llamadas limpias.


guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23




Los artículos e ideas son responsabilidad de los autores y no corresponden necesariamente con el criterio editorial de ciencialibertad.org


Puedes descargar este articulo en PDF, aquí...

CON SIETE BILLONES NO SE JUSTUFICARIAN RETROCESOS
.pdf
Download PDF • 439KB

545 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo