Buscar
  • Libertad Diario

COMICIOS DEL DOMINGO, DESCALABRO PREVISIBLE

Guillermo Fabela Quiñones

APUNTES…


Sería una irresponsabilidad desestimar lo ocurrido en los procesos electorales del domingo en los estados de Hidalgo y Coahuila, y considerar que el descalabro de Morena se debió a la complicidad del PRI con el Instituto Nacional Electoral (INE). En el supuesto caso de que así hubiera sido, al menos a nivel estatal, es preciso no pasar por alto el hecho de que el partido en el poder debió haber previsto tal circunstancia, dada la presencia de fuertes intereses caciquiles que se niegan a perder su influencia.


Es obvio que los dirigentes de Morena en ambos estados no hicieron su tarea, lo cual se explica por un hecho irrebatible: carecen de compromiso con un cambio democrático verdadero y dar ese paso no entra en sus prioridades. La principal de ellas es navegar lo mejor que se pueda en el mar de aguas turbias que es el sistema político nacional, fenómeno que se agravó aún más por el modo de ejercer el poder del presidente López Obrador.


En las elecciones del domingo queda de manifiesto un hecho irrebatible: los ciudadanos no concurrieron a las urnas ni en cantidad ni con la convicción suficientes para aprovechar la oportunidad de impulsar el fortalecimiento de los intereses del pueblo. Mientras el partido en el poder no cuente con un liderazgo firme y confiable, pero sobre todo, mientras el mandatario no asuma su responsabilidad histórica conforme al imperativo de liquidar el régimen neoliberal, el riesgo de un inevitable naufragio seguirá aumentando.

El desgaste que está teniendo el presidente López Obrador en tan poco tiempo, es de tal magnitud que no se vislumbra un triunfo rotundo en la consulta ciudadana convocada para el 21 de marzo de 2022. Para entonces el conservadurismo podría estar más envalentonado y el pueblo más desilusionado. No porque lo quiera, sino por sentir en carne propia que no se ha avanzado en el compromiso fundamental: ampliar la capacidad del Estado para revertir los daños estructurales del neoliberalismo.


La cúpula oligárquica ya le tomó la medida, al demostrar que su prioridad es profundizar la lucha contra la corrupción, pero sin remover las causas profundas del flagelo, las cuales se reforzaron con las reglas de juego trazadas por la burocracia neoliberal en cuatro décadas de hegemonía. Estas siguen intactas. Así, por más que incremente los apoyos asistencialistas, la actitud de las masas será de mayor incertidumbre. La experiencia histórica es muy clara a este respecto, en cualquier parte del mundo, lo que explica el resurgimiento de los conservadores una y otra vez.

El mensaje que dejan los comicios del domingo es transparente: Morena no es un partido a la altura de las circunstancias. En realidad no existe como el motor que necesita la Cuarta Transformación (4T). Lo más preocupante es que el propio mandatario no lo ve como la organización de masas indispensable para fortalecer su proyecto de nación. Lo que deja ver es que lo contempla como un estorbo que debiera ser barrido por su propia ineficiencia e inoperancia, situación a la que se llegó porque nunca estuvo en su proyecto contar con éste.


Tal parece que su modelo de democracia participativa es uno donde los partidos políticos dejarán de ser un factor necesario, y en su lugar la relación política y social se daría directamente entre los poderes fácticos y una institución presidencial sostenida por un pueblo liderado por el Estado, es decir por las instituciones consensuadas entre las clases dirigentes y sus representantes en el Congreso. Si acaso, habría dos partidos sin claras diferencias ideológicas.


De ahí su absoluto desinterés por el destino de Morena, no obstante los descalabros que se avecinan de continuar con una idea abstracta del ejercicio del poder, basada en la concepción de un Estado benefactor de nuevo cuño, donde la colaboración entre las élites oligárquicas y el pueblo sea manifiesta. Esto nunca se ha visto ni se verá.


guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23



Las ideas y análisis expuestos, son responsabilidad de sus autores y no necesariamente coinciden con el criterio de ciencialibertad.org

1,731 vistas1 comentario

©2020 por CIENCIA LIBERTAD. Creada con Wix.com