Buscar
  • Libertad Diario

PONER EN MARCHA EL MOTOR DE LA POLÍTICA

Actualizado: abr 26


Por: Guillermo Fabela Quiñones


El brazo político del conservadurismo emerge de la oscuridad en que se mueve para tratar de dar un zarpazo más al régimen de la Cuarta Transformación. Ahora el pretexto es “constituir una nueva mayoría en 2021” que permita “corregir el rumbo y reorientar el país”. Los personajes visibles son quienes por sí solos no tienen ninguna posibilidad de hacer un poco de ruido. Lo hacen en este momento para aprovechar la coyuntura que abrió la crisis sanitaria y la inmovilidad de una “izquierda” que los subestima.

Es obvio que dan por sentado que el presidente López Obrador se encuentra maniatado, tanto por la emergencia del nuevo coronavirus como por su desinterés por los temas políticos y, sobre todo, por las contradicciones que son una característica de su estilo personal de gobernar, factor esencial del presidencialismo mexicano en la segunda mitad del siglo pasado, que analizó don Daniel Cosío Villegas con incuestionable lucidez.

¿CORREGIR EL RUMBO Y REORIENTAR EL PAÍS?

Es válido preguntar qué tan pertinente es “corregir el rumbo y reorientar el país”. Lo es para la élite oligárquica, derrotada en el campo político y sin posibilidad de resurgir por sí misma. Está necesitada de un liderazgo que les abra las puertas entre las clases medias, cada vez más desilusionadas del mandatario; esperaban que las atendiera en sus aspiraciones de movilidad social, entrampada en la codicia de una élite burocrática corrupta.

No ven que se esté haciendo algo concreto que las beneficie en lo particular, no obstante los avances significativos en la lucha contra la corrupción y en hacer más con menos, estrategia que no fue aceptada entre ese sector de la sociedad porque la austeridad republicana los golpeó, cuando se esperaba un mínimo indicio de cambio positivo en su favor. Ahora, con la agudización de los problemas económicos, están conscientes de que los golpes a sus bolsillos serán más contundentes.




RELACIÓN TORMENTOSA CON LOS MAGNATES

De ahí la conveniencia, para la 4T, de que el conflicto con los magnates que se niegan a saldar sus deudas multimillonarias con el fisco, concluya de manera favorable al gobierno federal. La relación tormentosa se agravó a raíz de que el Ejecutivo hizo público el intento de soborno, por un monto de 500 millones de pesos, cuando la suma adeudada a Hacienda por el sobornador se eleva a 10 mil millones de pesos. No es mera coincidencia que ahora emerja de las sombras este grupito de notables. 

No les interesa trabajar por una u otra meta (corregir el rumbo y reorientar el país) menos por las dos juntas, sino hacerse ver por la cúpula oligárquica para que los tome en cuenta y los apoye para hacer algo de ruido en los comicios del 2021, sin duda fundamentales para que la 4T prosiga su marcha o se descarrile, sin posibilidad alguna de volverse a encarrilar, mucho menos si todo se complica, como es previsible suceda si se prolongara la crisis sanitaria y la situación económica se hundiera de modo irreparable.

En esta encrucijada tan compleja, al presidente López Obrador se le están cerrando las salidas. Ni siquiera puede apostar por la última carta que le queda, la cual ya no es el as bajo la manga, sino un solitario rey que navega en aguas turbulentas llamado Donald Trump. El Covid-19 vino a complicar su de por sí difícil posibilidad de una reelección sin tropiezos. En esta coyuntura, al mandatario mexicano no le queda más que decidirse a poner en marcha el motor de la política de masas y liderarla con firmeza.

guillermo.favela@hotmail.com

Twitter: @VivaVilla_23

1,033 vistas

©2020 por CIENCIA LIBERTAD. Creada con Wix.com