top of page
Buscar
  • Foto del escritorLibertad Diario

Almirante Rafael Ojeda, Comandante de la Armada de México: “Parece ser que el enemigo lo tenemos en

Dr. Heinz Dieterich 13.2.23

Coordinador, The World Advanced Research Project, WARP

1. El cáncer de la corrupción institucional en México


El Secretario de Marina y Comandante de la Armada, Almirante Rafael Ojeda Durán, ha presentado en conferencia de prensa un desolador panorama de la corrupción institucional en México. Según el alto militar, jueces y ministerios públicos del país han liberado del 2021 al 2023 a 140 detenidos por narcotráfico y tráfico ilícito de combustible (huachicoleo), de un total de 264 personas aprehendidas en el mar o en puertos. Es decir, los impartidores aztecas de la “justicia” eximieron a 53 por ciento de los detenidos por narcotráfico o robo de combustible, arrestados por el personal naval.


Los responsables de esas liberaciones son 10 jueces y siete ministerios públicos. Al detallar casos, señaló que hay un juez de distrito que ha liberado a 24 personas implicadas en delitos de narcotráfico y tráfico ilícito, mientras que al menos 19 personas han reincidido en los delitos marítimos, pero han sido liberadas.


El almirante fue magnánime con los togados al establecer la relación causa-efecto del fenómeno. Dijo, que “La problemática de la detención por parte del sector naval…es que hay un gran desconocimiento de la legislación marítima por parte de los jueces y ministerios públicos que actúan en las detenciones en la mar y en los puertos, queriendo aplicar la normatividad de las detenciones en territorio nacional”.


Fue magnánime con los togados, porque no citó el precepto legal del derecho romano, de que ignorantia juris non excusat: “que la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento". Tampoco citó a la magnífica obra mexicana de Eugenio Aguirre, El Abogángster (2014), que es un retrato hablado del perverso contubernio de poder político y abogacía corrupta, que ha destruido al país bajo los gobiernos neo-porfiristas-prianistas (neoliberales). Y fue bondadoso, al no invocar la amarga experiencia de los campesinos hondureños sobre la justicia de clase, cuando dicen, que “la justicia es como la víbora: sólo muerde a los que no tienen zapatos”.


2. Liberación de “objetivos prioritarios”: 4 casos

El General Luis Rodríguez Bucio, nuevo Subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana del gobierno federal, a su vez, aportó elementos adicionales a la chronique scandaleuse de la corrupción detallando cuatro casos de jueces y juezas que han liberado a “objetivos prioritarios”.


El primer caso corresponde a Mario Alberto “N”, un “líder regional del Cártel del Golfo”. “N” fue procesado por delincuencia organizada y delitos contra la salud, así como por portación de arma de fuego y de uso exclusivo del Ejército, pero fue absuelto el 12 de noviembre de 2022 por el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio en el Estado de México, con sede en Almoloya. El Juez es Gregorio Salazar Hernández, quién descartó las declaraciones de los policías que lo aprehendieron con una bolsa que contenía un arma de fuego y droga, con el argumento de que en el video presentado como evidencia “no se exhibió el interior de la bolsa”, a pesar de que esta persona contaba ya con “ingresos anteriores a prisión”.


El segundo caso es el de Leticia “N” o “Doña Lety”. A la mujer que perteneció a la extinta Policía Federal (PF) se le conoce como “líder del Cártel de Cancún” y fue procesada por delincuencia organizada y delitos contra la salud. El 11 de noviembre del 2022 fue absuelta por el Tribunal de Enjuiciamiento del Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de México, con sede en Almoloya”, precisó el excomandante de la Guardia Nacional (GN), pese a que, según las investigaciones, la mujer “apoyaba a diversos grupos de la delincuencia organizada que recibían sus cargamentos procedentes de Centro y Sudamérica con la colaboración de otras autoridades”. El Juez que la dejó en libertad es el Juez Daniel Ramírez Peña, precisó el subsecretario de la SSPC.


El tercer caso se refiere al hijo de “Doña Lety”, José Rafael “N”, “El Dober”, miembro operador del Cártel de Cancún. Según la información expuesta, “contaba con dos procesos penales, de los cuales quedó absuelto, uno el 11 de noviembre, que es por delincuencia organizada y delitos contra la salud”. “Posteriormente, el 19 de enero, fue absuelto por los delitos de portación de arma de fuego y de uso exclusivo del Ejército, por el Centro de Justicia Penal Federal con sede en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México”, pese a ser acusado de delincuencia organizada y narcotráfico”, abundó el Subsecretario.


El cuarto caso es el de Ramón Ángel “N”, conocido como “El R1” o “El Moncho”, quien, según las autoridades federales, “es o era lugarteniente del Cártel de ‘Los Valencia’ del Cártel Jalisco Nueva Generación”. Procesado por delitos de delincuencia organizada y contra la salud, quedó en libertad el 22 de noviembre del año pasado”, por la “Jueza Primera de Distrito en Jalisco, Yolanda Cecilia Chávez Montelongo”, quién consideró que “no había pruebas sólidas para procesarlo”. “Este personaje ha tenido al menos cinco carpetas de investigación en su contra, entre 2012 y 2021, y en todos los casos fue dejado en libertad”, finalizó el General.



3. “El Poder Judicial protege delitos financieros”

Otros ejemplos abundan, como el proceder del Poder Judicial en casos relacionados con delitos financieros expuestos por Hacienda, pero absueltos por jueces y magistrados. Tal es el caso de Luis Cárdenas Palomino, exfuncionario preso en el Altiplano, a quien un Tribunal mexicano lo amparó de las medidas punibles que tomó la UIF tras las pesquisas que realizó.


Pablo Gómez, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), señaló a los magistrados Jorge Antonio Cruz Ramos, María Elena Rosas López y Pablo Domínguez Peregrina, quienes integran el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa que brindó protección a uno de los súper policías de Felipe Calderón y allegado a Genaro García Luna, y ordenó sacarlo de la lista de personas bloqueadas del sistema financiero.


Fue el pasado 25 de enero que este Tribunal dictaminó que “la justicia de la Unión ampara y protege a Luis Cárdenas Palomino”, por lo que la Secretaría de Hacienda deberá liberar sus cuentas y bienes bloqueados. Se trata de una resolución “definitiva e inatacable”, por lo cual la UIF ya no tiene recursos jurídicos a que acudir.



4. El Cáncer de la Corrupción y el Futuro de la Nación

No cabe duda alguna que la corrupción institucional en México es, científicamente hablando, un cáncer que destruye a la sociedad civil y al Estado, poniendo en peligro el futuro de la Nación. Lo preocupante de la situación es, que esa patología letal ya ha avanzado hasta un estado sistémico, infectando, en términos analógicos, todos los “órganos vitales” del país: la política, la economía, la justicia, los medios, la ética y las academias, entre otros.


El papel del Presidente en esa lucha es comparable al de un Oncólogo, que combate un cáncer letal con una inmunoterapia de anticuerpos monoclonales, porque las condiciones objetivas del país no permiten la solución quirúrgica del problema. Después de cuatro años de persistente lucha, hay éxitos parciales en el combate al mal. Pero, de ninguna manera está asegurada la recuperación total de la estabilidad y evolución positiva del sistema de la Nación. En este contexto, el año 2024 (elecciones) será un punto de bifurcación existencial que definirá la permanencia de la identidad y soberanía estratégica de México en la historia mundial.


5. La Suprema Corte de Justicia y su Presidenta Norma Piña

Ante este tétrico panorama del cáncer institucional de la corrupción que destruye el cuerpo de la nación mexicana, era lógico y ético esperar, que la flamante presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Norma Lucia Piña Hernández, aprovechara la suprema ocasión del 106 Aniversario de la Promulgación de la Constitución de 1917 para anunciar, cómo, desde la Corte Suprema de Justicia, pensaba salvar a la Nación de la terrible patología que amenaza su existencia histórica.


Lamentablemente, en la inauguración del magno evento en Querétaro, en lugar de cumplir con su ineludible deber constitucional y de investidura, la Señora Presidenta se quedó sentada en el acto ceremonial de reverencia a la Constitución (sic), rompiendo el protocolo y mostrando diáfanamente su desdén por los millones de muertos de la Revolución Mexicana, que dieron la vida para fundar un México moderno y más justo.


Después de demostrar de este modo muy sui generis, urbi et orbi, su “independencia” como máxima cabeza de la judicatura, pronunció un discurso que constituye un hito en la larga historia de la oratoria, logrando ahogar la esencia de lo que es una Constitución en un remolino de trivialidades, clichés y platitudes, que el genio lingüístico Wittgenstein caracterizaría irónicamente en términos tautológicos como: «lo que no es posible no es posible, y además es imposible».



6. Norma Lucia Piña Hernández y la Separación de Poderes

Pero, la abogada egresada de la “máxima casa de estudios” de México (sic), la UNAM, no sólo declaró la guerra a 2000 años del consumado arte de la retórica, sino que violentó in flagranti el principio del Espíritu de las Leyes, elaborado por Montesquieu en su clásica obra sobre la división de poderes: De l´esprit de loix (1748).


Montesquieu desarrolló esa enorme contribución a la teoría política y al derecho constitucional comparado de la Ilustración Europea con un objetivo estratégico claro en mente: configurar en beneficio de la naciente República burguesa las condiciones objetivas necesarias, para que el Estado y su subsistema judicial coadyuvaran a las diferentes clases sociales a convivir en armonía. Para alcanzar tal meta política-ética se requeriría de una virtud cardenal: la virtud política. Justamente, lo que falta hoy día en las democracias burguesas de la post-verdad.


Ese magno principio del bien común, the common good, de la Ilustración fue interpretado por la magistrada Piña Hernández de manera corporativista, confundiendo la separación de poderes con la impunidad de la rama judicial y sus ejecutores. Pese a que, a diferencia del poder legislativo, los jueces y ministerios públicos carecen totalmente de legitimad democrática. No tienen sus cargos porque los hayan elegido y votado las mayorías de la nación --ni siquiera por elección aleatoria como en la democracia ateniense-- sino porque los votan y eligen los poderes fácticos. Ostentan un mandato de los power elites (C. Wright Mills), de las élites del poder, sin legitimidad ni mandato democrático alguno.


Montesquieu entendió el peligro de la excesiva concentración del poder en los gobiernos monárquicos y despóticos. Por eso planteó la separación de poderes como un remedio necesario contra la verticalidad del “Leviatán” (Hobbes), en la República. Pero, jamás se imaginó, que el sector judicativo pudiera convertirse en un estrato parasitario, que en una Santa Alianza corporativa con sectores del poder económico, político y mediático metamorfoseara hacia el sistema oligárquico-dictatorial de las clases dominantes actuales.



7. Suprema Corte y Contra-Revolución de Color

Quien sí entendió a plenitud la utilidad de una justicia corrupta para los intereses dominantes fue Gene Sharp, el fundador de la teoría de la Contra-Revolución oligárquica de Color, quien elaboró el algoritmo para abortar legitimas transformaciones democráticas deseadas por las mayorías en los contextos tecnológicas digitales del Siglo 21.


La reciente transferencia de poder en la Suprema Corte de Justicia de México, de Arturo Zaldívar a Norma Piña, instrumentada en lo oscurito entre sectores corruptos de la política, de la UNAM, de los medios y de la judicatura, es un ejemplo supremo de la utilización de ese algoritmo al servicio de las élites reaccionarias endógenas e internacionales, que quieren impedir la continuidad de la Cuarta Transformación a través de las elecciones del 2024.


8. El advocatus diaboli de la Subversión oligárquica globalista

El padre intelectual del paradigma de los coup d´etats contemporáneos llamados color revolutions, es el estadunidense Gene Sharp de la Albert Einstein Institution. Sharp desarrolló el algoritmo de la subversión y del regime change en su principal obra From Dictatorship to Democracy. A Conceptual Framework for Liberation (1993), como la estrategia más eficiente para la desestabilización y el cambio forzoso de un gobierno legalmente constituido.


El punto de partida del peligroso algoritmo, aplicado en Ucrania, Bolivia, Perú, Argentina, Brasil, Ecuador etc., es la narrativa (golpista) de un supuesto fraude electoral, conforme al cual el gobierno democráticamente constituido por mayoría de votos se convierte, presuntamente, en un “régimen dictatorial”. Ese “régimen dictatorial” debe ser derribado por las masas en la calle con “métodos no-violentos”. La organización y dirección de esas masas estará a cargo de los auténticos defensores nacionales e internacionales de la “verdadera democracia” – “democracia sin adjetivos”, según el descerebrado ideologismo del escritor y “analista” mexicano Enrique Krauze.


Quitándole al lenguaje de los intelectuales neoliberales y oportunistas del Ancien Régime y de la color revolution los “preservativos semánticos”, se revelan los dramatis personae reales de la operación: políticos, activistas y mandarines orgánicos de los power elites y de la liturgia superestructural burguesa, que en la cábala política del Occidente colectivo figura como “democracia liberal”.



9. Anatomía y Dinámica de la Contra-Revolución de Color en México


Es en este contexto que hay que ponderar la importancia de la llegada de la magistrada Norma Piña a la presidencia de la Suprema Corte, a través de una intriga palaciega operada en lo oscurito entre sectores corruptos de la política, de la UNAM, de los medios y de la judicatura. Obviamente, el gobierno no previó la posibilidad de un complot de este tipo, hasta que fue demasiado tarde para pararlo.

Para un análisis detallado de los engranajes de la desestabilización oligárquica-imperial –el complot anti-democrático entre partidos políticos reaccionarios, jueces corruptos, abogados sin ciencia ni ética, medios y periodistas codiciosos y venales, líderes sociales pagados, etc.-- enfocado hacia el año electoral de 2024, véase mí artículo “La Contra-Revolución de Color en México, 2024. La Disputa por la Nación y el Poder”, en: https://www.ciencialibertad.org/post/la-contra-revoluci%C3%B3n-de- color-en-m%C3%A9xico-2024-la-disputa-por-la-naci%C3%B3n-y-el-poder

Sin embargo, un resumen formalizado que ilustra el camino de la desestabilización escogido, se puede apreciar en el organigrama de la estructura y dinámica del modelo subversivo-golpista de Sharp.


10. Conclusión realista-optimista

La conspiración oligárquica-porfirista endógena y sus quintas columnas en Estados Unidos y España pueden ser derrotadas en México. A diferencia de lo que pasó en Perú (Castillo), Argentina (Kirchner), Ecuador (Glas), Brasil (Lula-Rousseff) y así ad nauseam, el gobierno mexicano tiene suficiente poder, experiencia y el liderazgo político más competente de la Patria Grande. Poder, experiencia y liderazgo político son vectores claves para neutralizar a la subversión y, de esta manera, consolidar el proyecto histórico de la Cuarta Transformación allende las elecciones del 2024.


Ha habido dos grandes avances en esta victoria posible del 2024. El primero, es la neutralización política de uno de los dos operadores más peligrosos del Proyecto Golpista 2024. A Felipe Calderón le llegó su karma a través de García Luna y sólo falta que termine en la cárcel. Si ahora se logra aislar políticamente al otro operador y estratega de la conspiración, ésta se quedará acéfala.


El segundo avance es la valiente y valiosa declaración del Almirante Rafael Ojeda, quien identificó sin tapujos al enemigo principal del rescate de la Nación.


En consecuencia, el centro de gravedad de la lucha y los contornos de la batalla decisiva se han aclarado, permitiendo –como en toda guerra-- la elaboración fundada de la estrategia y de las tácticas operativas necesarias para derrotar en el campo de batalla a las cohortes de la Pax Americana monroeista.


¡Si el presidente Andrés Manuel López Obrador logra reunir y organizar a los conocedores de este tipo de guerra asimétrica, no cabe duda, que en 2024

la Victoria será de los Patriotas!



Almirante Rafael Ojeda, Comandante de la Armada de México Parece ser que el enemigo lo tenemos en el Poder Judicial
.pdf
Download PDF • 661KB

2083 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page