Buscar
  • Libertad Diario

2024 el año de las Candidaturas Femeninas

Eduardo Solórzano

La agenda global cada vez le da más opciones y apertura a las mujeres dentro de los terrenos que les habían sido coartados o censurados a través de los siglos, un ejemplo es el ambiente político, ya que por primera vez en el año de 1955 pudieron ejercer las su voto en México, lo que significa que el género femenino tiene apenas 66 años participando en la “democracia” de nuestro país.


Lilly Téllez y el Poder de la Derecha


La senadora María Lilly del Carmen Téllez García, mejor conocida como Lilly Téllez, llegó al mundo de la política en bandeja de oro cuando el todavía candidato Andrés Manuel López Obrador, la invitó a participar como aspirante de Morena, candidatura que obviamente acepto y gracias esto se convirtió de la noche a la mañana en Senadora de la República. Pasado poco más de un año y después de asumir el cargo, se separa de Morena argumentando “diferencias de criterio” y desde entonces, se une a las filas del Partido Acción Nacional, desde donde ha sido una de las principales opositoras del régimen de Andrés Manuel y el Movimiento de Regeneración Nacional.


La senadora ha tenido una carrera totalmente ascendente donde ha obtenido el beneplácito de los principales grupos políticos y empresariales del PAN y ahora, a poco menos de tres años de las elecciones presidenciales del 2024, Lilly Téllez se propone como la opción de la derecha para contender por el máximo cargo político de nuestra nación, pero como es bien sabido ese tipo de “locuras o Aventuras” no son casualidades, detrás de ella hay muchos intereses económicos, políticos y de género que le han permitido “destaparse” con muchos años de antelación.


Los estrategas y analistas políticos, esos que escasean en México y que se pueden contar con las manos, pueden entender muy bien por qué Lilly Téllez “sorpresivamente” se ha destapado y “cuáles” son sus principales apoyos y motivaciones para que esto suceda; por lo que a continuación haré una sinopsis de los principales factores que motivan este “destape” político hacia la presidencia.


Factor de género: El Lindo y Dulce Rostro de la Derecha.

Para la derecha mexicana y específicamente la del Partido Acción Nacional, Lilly Téllez, creación política del mismo Andrés Manuel López Obrador, será una pieza estratégica muy fuerte para criticarlo en lo que resta del mandato y debilitarlo frente a un cada vez más creciente voto femenino, que podría sumarse a la senadora cuando el presidente caiga en las trampas políticas de género que utilizará la comunicadora junto a sus asesores y así debilitar la imagen presidencial y de su partido Morena con miras al 2024.


Lilly Téllez para quienes la conocemos, sabemos que es inteligente, que piensa rápido y que tiene una muy buena construcción de discurso y debate aunado al rol de género y a su indudable atractivo físico que es una mezcla de dulzura y fortaleza al mismo tiempo y todo esto construye como una excelente opción para la oposición y para empresarios poderosos como quien fuera su jefe en Tv Azteca, Ricardo Salinas.


Factor: Ausencia de Ricardo Anaya

Otro factor que impulsa al “destape” de la senadora Téllez, es la ausencia de Ricardo Anaya como la voz principal de la oposición al gobierno de Amlo y que al parecer tendrá que enfrentar un proceso ante las leyes mexicanas por haber sido señalado por el testigo protegido del gobierno mexicano, Emilio Lozoya, y por lo que el ex candidato del PAN en su dicho, “se ausentará por un tiempo”, y que al parecer se replegará en los Estados Unidos para buscar defenderse de lo que él considera un abuso de poder por parte del presidente aunado a que se considera él mismo un perseguido político.


Lo cierto es que la carrera política de Ricardo Anaya está muerta, ya que muy probablemente su huida o autoexilio como el mismo lo llama, será para tratar de dejar asegurada a su familia y negociar al estilo de Emilio Lozoya, para que los bienes y sus prestanombres que son principalmente su suegro y esposa, no sean llevados a la justicia y probablemente se convierta en un testigo protegido.


Factor: Claudia Sheinbaum

El 2024 se caracterizará porque será cuando más mujeres compitan por un cargo de elección popular en México, esto lo celebrará el INE y hasta el mismo Andrés Manuel, y seguramente aquellos hombres que contiendan, serán mal vistos hasta por el mismo género masculino, sobre todo en los cargos a nivel federal como la presidencia del país.


Lo anterior descarta a Marcelo Ebrard como candidato y coloca a Claudia Sheinbaum como la “elegida” para contender por la presidencia desde Morena, pero Claudia es en realidad más fuerte que Lilly Téllez, ya que más allá de contar con el apoyo del presidente, tiene detrás poderes que inclusive sobrepasan los nacionales.


Claudia es bien vista desde Washington por esos factores y por su visión como científica y su conocimiento de Ingeniería Ambiental del cual tiene un doctorado, por lo anterior tuvo cabida junto a los 40 líderes globales en la pasada “Cumbre de Líderes sobre el Clima 2021” promovida por el presidente estadounidense Joe Biden, mientras que Téllez es vista como una política local, pero su imagen y discurso de oposición servirán para que Morena y Sheinbaum no se lleve la mayoría en las cámaras.

Factor: Feminismo de Occidente


La agenda mundial está dirigida hacia el empoderamiento de la mujer, como lo hemos podido observar desde hace algunos años, ya no es sorpresa para nadie que existan mujeres en cargos públicos por el mundo y principalmente en occidente, donde se ha brindado al género la oportunidad dentro de las estructuras partidistas los espacios, que las han colocado en los focos de los electores como opciones y hasta como personajes que tienen hoy en día gran relevancia global. como es el caso de Angela Merkel. Pero el camino por la igualdad y equidad política es todavía incipiente ya que Solo un 6% de países tienen a una mujer como jefe de Estado y apenas un 7% presidiendo un gobierno en total, de 193 países, solo 22 mujeres ocupan una de esas dos funciones, dos más que el año pasado.


Europa, especialmente la del norte, es la que más mujeres tiene en altos cargos en todo el mundo. En cuanto a los Parlamentos, la mayor representación parlamentaria femenina global corresponde a Nicaragua.


En el caso de México, este rumbo está marcado desde hace unos años por la agenda global, desde que han participado mujeres en las contiendas por diputaciones, presidencias municipales, gubernaturas y la presidencia del país, pero el 2024 será el año de la consolidación femenina en México donde como lo marcan los rumbos si no sucede otra cosa, tendremos a la primera presidenta mexicana.

Las ideas argumentos y análisis expuestos, son responsabilidad de sus autores y no necesariamente coinciden con el criterio de ciencialibertad.org


Ahora puedes descargar nuestro contenido aquí...

2024 el año de las Candidaturas Femeninas
.pdf
Download PDF • 478KB

569 vistas0 comentarios